A 8 años del paso de Sandy, El Leñador o La Tormenta Perfecta

Tras la devastación surgió un amplio movimiento popular por la rehabilitación general de Santiago de Cuba. Foto: Santiago Romero Chang

Por: MsC. Santiago Romero Chang
Santiago de Cuba.- En Santiago de Cuba hay que hablar de un antes y después de Sandy, fueron las únicas palabras que acuñé en aquella madrugada larga del  jueves 25 de octubre de 2012, sin tener seguridad si sobreviviría o no ante el embate de aquel huracán.

Impresionante amplia banda de nublados con vientos fuertes y pocas lluvias trajo el huracán Sandy. Foto: Santiago Romero Chang
Impresionante amplia banda de nublados con vientos fuertes y pocas lluvias trajo el huracán Sandy. Foto: Santiago Romero Chang

Fue el décimo de una temporada muy activa en la cuenca atlántica y que por mucha preparación me tendió una insólita trampa en el tercer piso de mi edificio, en las alturas de Versalles, al sur de Santiago de Cuba, cual pequeña península rodeada de mar y en el asimut exacto por donde entró la tormenta que arrazó la playa de Mar Verde, ubicada a 15 kilómetros de la ciudad cabecera.

Los vientos más fuertes acuñaron una madrugada insólita, de repente fueron los relámpagos mayores. La población temió, la alarma anunció peligro. El litoral sur oriental bajo la agresión de las primeras olas de nueve y hasta 14 metros de altura. Los árboles en vano intento de resistencia.

A las 9 y 17 minutos de la noche, un apagón anuló a la ciudad de Santiago de Cuba. Nadie imaginó la ausencia del fluido eléctrico por diez, quince y hasta 24 días. El desconcierto aumentó al filo de la medianoche cuando entró el huracán Sandy sobre la urbe de más de millón y medio de habitantes., Así comenzó la devastación cuyos saldos aún se calculan aún ante lo jamás visto en los últimos ciento doce años, tras el paso de Sandy, para muchos, El Huracán Perfecto. 

Sandy apareció como una Onda Tropical Fuerte, al Sur de República Dominicana y Haití, lugar donde el Doctor Rubiera predijo un fenómeno significativo para la temporada ciclónica. El Demoledor generó fuertes presiones atmosféricas al Sur del Caribe y al Este, muy cerca de Nicaragua. Pero ocurrió una Baguada en Cuba que captó las bajas presiones desde el Sur y la asimiló. Súmele los 31 y 32 grados celcius de temperaturas en la superficie del mar. Vientos muy débiles y en desarrollo. Más la humedad relativa alta en México, Colombia, Venezuela, desde el Pacífico y del Atlántico. Así devino en Tormenta Tropical, y muy pronto en Huracán antes de llegar a Jamaica.

El Huracán Sandy fue el mayor de los huracanes de los que se tenga noticia y el segundo por el nivel de daños, después del huracán Katrina a finales de agosto de 2005. Afectó a Venezuela como depresión tropical a partir del 17 de octubre, es decir, antes de ser considerado como tormenta tropical, cosa que sucedió un día después y, obviamente, antes de que alcanzara el rango de huracán. Afectó poderosamente, a Haití, República Dominicana, Jamaica, Cuba, Bahamas, Bermudas, Estados Unidos y Canadá, cobrando la vida, de unas 83 personas en el Caribe, 13 en Estados Unidos y 2 en Canadá .

Tras la devastación surgió un amplio movimiento popular por la rehabilitación general de Santiago de Cuba. Foto: Santiago Romero Chang
Tras la devastación surgió un amplio movimiento popular por la rehabilitación general de Santiago de Cuba. Foto: Santiago Romero Chang

Después de la devastación de la ciudad de Santiago de Cuba donde hubo 18 MIL 500 derrumbes totales y más de 171 casas muy dañadas, la mayoría de los árboles derribados de raíz y una complicada situación higiénico-sanitaria., entonces, el impacto mayor fue en los Estados Unidos, tanto por la intensidad de los vientos, lluvias y nevadas como por las enormes dimensiones del huracán que alcanzó los MIL 800 km de diámetro. En Norteamérica afectó a 24 de los 50 Estados del país. Más de tres millones de personas se quedaron sin electricidad y las pérdidas económicas diarias fueron de al menos 10,000 millones de dólares para la Costa Este de EU.

Reporte del inolvidable Ado Sanz, de CMKC y Teleturquino junto a la colega Adis López sobre aquel desastre del 25 de octubre de 2012 en Santiago de Cuba.

El paso del Leñador, como también se le nombró, fue lo más trágico vivido en los últimos cien años en Santiago de Cuba, así dijeron muchos longevos en esta ciudad con 505 años de existencia y donde la historia no recoge una similar devastación tan grande, como la causada por el huracán Sandy que cambió la imagen de la urbe en aquella fatídica madrugada.

Los pronósticos meteorológicos advirtieron el peligro.

Impresionante amplia banda de nublados con vientos fuertes y pocas lluvias trajo el huracán Sandy. Vista satelital del Leádor. Foto: Santiago Romero Chang
Impresionante amplia banda de nublados con vientos fuertes y pocas lluvias trajo el huracán Sandy. Vista satelital del Leñador. Foto: Santiago Romero Chang

Sandy se formó en asociación a una baja presión en el mar Caribe el día 18 de octubre de 2012, aunque los efectos de esa depresión barométrica que le dio origen connotó un fenómeno que había comenzado un par de días antes como siempre lo dijo a tiempo el Doctor José Rubiera. A medida que se desplazaba lentamente en dirección Oeste, aumentaron las lluvias y tormentas eléctricas. El lento desplazamiento de la depresión, indicó que  la tormenta estaba casi estacionaria. Pero hubo una poderosa carga de energía por la elevada temperatura del mar Caribe, como se señaló por el instituto Nacional de Meteorología el día 23 de octubre.

En el mes de octubre, específicamente en el hemisferio norte, se detectó la mayor diferencia entre la temperatura de las aguas marinas cálidas y la de los continentes fríos. La mejor explicación del enorme tamaño del huracán Sandy estuvo en la expansión del mismo al pasar por las aguas de Santiago de Cuba, subir casi recto hacia Holguín y continuar por las Bahamas hasta colmar New Jersey, New York y Canadá.

Sandy arrastró una masa de aire caliente de origen tropical, con el frente polar, de ahí que muchos expertos se sorprendieron por la llamada Megatormenta del Siglo: el aire muy frío procedente del norte se introdujo como una especie de cuña por debajo de la masa cálida y húmeda del huracán, convirtiéndolo en una especie de abanico semicircular que abarcó una enorme extensión con casi MIL 900 Kilómetros de diámetro. Por eso se llegó a comparar la potencia del huracán Sandy con la energía de una bomba nuclear.

Tras la devastación surgió un amplio movimiento popular por la rehabilitación general de Santiago de Cuba. Foto: Santiago Romero Chang
Tras la devastación surgió un amplio movimiento popular por la rehabilitación general de Santiago de Cuba. Foto: Santiago Romero Chang

Amaneció, la ciudad se mostró desnuda, sin árboles, desolada, ante una realidad que pareció una pesadilla. Las distancias se acortaron por la devastación de las lomas. Las pérdidas de innumerables techos trajeron el llanto, la desesperación. En la lejanía apareció el canto de un gallo como diana hacia el zafarrancho. El desconcierto fue mayor con la ausencia de las comunicaciones, no hubo fluido eléctrico, ni vías de transportación, ni suficiente agua potable.

Santiago de Cuba antes y después del huracám Sandy

Desde Santiago de Cuba surgieron las primeras noticias, porque desde antes de Sandy estuvo activado el cuerpo informativo de la CMKC, amén de la situación apremiantes de nuestras familias. Se reforzó la cadena provincial, quedó reconfigurada la programación para informar, orientar, organizar y movilizar, premisas que hoy constituyen la clave del trabajo periodístico, sobre todo, ante contingencias por desastres naturales. Por otra parte, se reforzó la web y el quehacer hacia las redes sociales. El silencio vivido minutos después de la tormenta sólo fue comparable con los albores del siglo XX y la casi nula presencia de las ondas hertzianas en el éter. Apareció así la primera reflexión: Comunicar, ser o no ser.

Chubascos, lluvias y tormentas eléctricas en occidente y centro
Chubascos, lluvias y tormentas eléctricas en occidente y centro para este domingo 25, Octavo aniversario del desastre provocado por el huracán Sandy en Santiago de Cuba.

Entretanto, la materia prima de la información no aguardó, las fuentes pasivas y secundarias fueron revitalizadas con el periodismo santiaguero, no al inversa. Llegaron los primeros auxilios desde Guantánamo, Granma, Camagüey y Las Tunas. La vecina Holguín también fue golpeada. Apenas se fueron los fuertes vientos y las lluvias, se desplegaron las diferentes fuerzas de salvamentos de las FAR, de la defensa civil y de la cruz roja cubana. El cielo advirtió tan sólo una pausa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *