A 124 años de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y los 31 de la Operación Tributo

A 124 años de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y los 31 de la Operación Tributo
Antonio Maceo Grajales
Antonio Maceo Grajales

A Maceo, el 7 de diciembre de 1896, un proyectil le penetra por el lado derecho de la cara, rompiendo la carótida y saliendo por la parte izquierda del cuello.

Maceo al tras desplomarse, fue incorporado de nuevo sobre su montura y es alcanzado entonces en el tórax por otro impacto, bala que también mata al caballo que arrastra a Maceo al suelo. Eso ocurrió n pleno combate en el occidente de Cuba.

Maceo en la memoria el 7 de diciembre de 1989, y como continuidad, hace 31 años, ocurre la Operación Tributo.

Fue el nombre que se dio en Cuba, en el año 1989, a la acción de trasladar de regreso a territorio nacional los restos mortales de los cubanos caídos en misiones internacionalistas en países de África, símbolo de que una época se cerraba y otra se abría en la historia de la Revolución.

Fueron estos mártires cargados en hombros por el pueblo y sepultados en la tierra que honraron y en la que cada año, en marcha de peregrinación hacia los panteones erigidos en cada municipio, se le rinde merecido homenaje.

Maceo: A 124 años de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo
y los 31 de la Operación Tributo

Maceo en el Cacahual

Después del heroico rescate de los cuerpos del Lugarteniente General del Ejército Libertador Antonio Maceo y Francisco Gómez Toro por el coronel Juan Delgado González y sus hermanos Donato, Ramón y otros mambises habaneros, sobrevino “El pacto del Silencio”.

Tres años en los que sólo la familia Pérez residente en la finca “La Dificultad” en el Cacahual, conocían del rescate y enterramiento del general y su ayudante.

Corre agosto y ya el Doctor Isidro, alcalde de Bejucal y hermano del último médico de Maceo, Máximo Zertucha posee información e instruye a los concejales de Bejucal, que el tiene desde el 8 de ese mes la orientación de que en la finca “La Dificultad” se procediera a la exhumación e inhumación de los cadáveres de Antonio Maceo y su ayudante Panchito Gómez Toro.

Operación Tributo

El 7 de diciembre de 1989, día de Duelo Nacional, cuando toda Cuba conmemoraba la caída en combate de Antonio Maceo y de su ayudante Panchito Gómez Toro, en su aniversario 93, y en ellos a todos los mambises, en los 169 municipios del país se pusieron en marcha los cortejos fúnebres para llevar hasta su último destino (los Panteones de los Caídos por la Defensa), los restos de los combatientes internacionalistas que perdieron la vida durante los más de 13 años de presencia solidaria cubana en Angola y en otros escenarios de ayuda a pueblos hermanos, como Etiopía y Nicaragua.

Durante todo el velatorio se hicieron guardias de honor a cargo de cuadros destacados del Partido y del Estado, la UJC y las organizaciones de masas (FMC y CDR), mientras el pueblo en columnas interminables desfilaba de manera continua ante féretros y osarios de quienes lo dieron todo por la libertad de otras patrias.

A 124 años de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y los 31 de la Operación Tributo
A 124 años de la caída en combate del Lugarteniente General Antonio Maceo y los 31 de la Operación Tributo. Imagen: Santiago Romero Chang

Ceremonia

En aquellas tierras del África, los internacionalistas cubanos fueron ejemplo de respeto a la dignidad y la soberanía del país.

La confianza ganada por Cuba en el corazón de esos pueblos no fue casual, fue fruto de la intachable conducta, de aquellos cubanos a quienes el 7 de diciembre de 1989 se les realiza una merecida ceremonia.

Aquel mismo día se celebra una ceremonia nacional en el Mausoleo del General Antonio Maceo, en el Cacahual, donde fueron expuestos los restos de 16 combatientes internacionalistas en representación de todas las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud.

El pueblo acogía así en su seno a sus hijos, a sus internacionalistas, a sus combatientes, muy jóvenes, cada uno con su fotografía, para mantenerlos en el recuerdo y en el corazón, para mostrar a cada ciudadano cubano que “ideas y principios se defienden hasta con la propia vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *