La prensa cubana no será amordazada por la contrarrevolución

Fidel y la Prensa Cubana. Santiago de Cuba. Foto: Santiago Romero Chang
No al bloqueo, caravana tunera contra criminal política económica y financiera del gobierno de los Estados Unidos contra Cu
La prensa cubana no será amordazada por la contrarrevolución.
No al bloqueo, caravana tunera contra criminal política económica

y financiera del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba

La CIA y las redes ilegales de comunicación para la subversión en Cuba

Ciegos de rabia y de impotencia ante la verdad que desmantela sus farsas y shows de poca monta, en las últimas semanas personeros al servicio de la contrarrevolución han acosado, amenazado desde la virtualidad y también agredido físicamente a profesionales de nuestra prensa.

Frente a este ultraje, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) –en reunión por videoconferencia de la Presidencia nacional ampliada, a la que fue invitado el periodista Humberto López– acordó rechazar contundentemente este tipo de acciones que pretenden empañar el prestigio, la moral y el compromiso de los periodistas cubanos.

De acuerdo con la declaración publicada en el sitio web de la UPEC, una minoría anticubana en el sur de la Florida y sus asalariados internos busca callar a la prensa revolucionaria, sometiendo a sus profesionales al acoso y a la intimidación, en un intento burdo y fallido por minar la confianza del pueblo cubano en su sistema de comunicación público.

Por otra parte, la Unión Nacional de Juristas de Cuba expresó su más enérgico rechazo a la calumniosa declaración de la ciudadana Yeilis Torres Cruz, quien pretende acreditar ante la opinión pública nacional e internacional su condición de exfiscal, y de haber trabajado en el Tribunal Supremo Popular.

«Una vez realizadas las indagaciones pertinentes afirmamos categóricamente que no es graduada de la carrera de Derecho en ninguna de las universidades cubanas», precisó la nota informativa emitida por la organización, en la cual se rebatieron, además, las mentiras y las calumnias con que Torres Cruz pretende denigrar la imagen del periodista y jurista Humberto López; así como las que utiliza para cuestionar el actuar de las instituciones jurídicas y sus profesionales en el desempeño de sus funciones.

«En Humberto y su familia, también atacada, habita la dignidad, el decoro y el prestigio de los profesionales de la prensa», destacó el documento publicado por la UPEC.

«No permitiremos ni agresiones, ni amenazas, y defenderemos la integridad física y moral de los miembros de la organización, en ejercicio legítimo de la libertad de prensa consagrada en la Constitución, las leyes y el espíritu institucional de la nación», afirmó la Presidencia del gremio periodístico.

Pensar como País sí se puede en la lucha contra la covid-19. Imagen: Santiago Romero Chang
La prensa cubana no será amordazada por la contrarrevolución.
Pensar como País sí se puede en la lucha contra la covid-19 y los enemigos de Cuba.
Imagen: Santiago Romero Chang

Como parte del programa ordenaron poner en operación diez equipos BGAN (Broadband Global Area Network) en territorio cubano, lo que según sus cálculos permitiría reducir los gastos para otras actividades. El Instituto Republicano Internacional (IRI) recibió la orientación de evaluar su presupuesto en este sentido y formular recomendaciones a la Usaid con perspectivas a largo plazo.

Revelan acciones de subversión contra Cuba

Cuba, resistente, heroica, valiente, solidaria, humana y ética.
Cuba, resistente, heroica, valiente, solidaria, humana y ética.

La CIA y el odio como arma en las redes sociales

Uno de los mencionados BGAN fue entregado a un agente de la CIA en La Habana para enviar diariamente, de forma segura, información sobre la capacidad del Minint y del Mincom para detectar las «antenas» ilegales de conexión a la televisión satelital. También requerían información sobre movimientos de tropas de las far en determinadas regiones del país y caracterización de dirigentes y cuadros de la Revolución.

El BGAN permitía establecer redes ilegales de comunicación para la transmisión de datos que enlazarían a su agente con teléfonos celulares y laptops en diferentes lugares de La Habana.

La CIA necesitaba información y, como realizan en infinidad de países considerados de interés para el Gobierno de EE. UU., decidieron garantizar el acceso a la red de redes, no para facilitar el desarrollo sino para afianzar el control, mediante el dominio tecnológico y de los contenidos, los estudios de Big Data, entre otros, así como desarrollar con éxito campañas mediáticas contra Cuba.

Otro elemento de suma importancia para sus planes de dominar el ciberespacio de la Isla y otras actividades de subversión y espionaje, fue la realización de un programa de encuestas, creado por el Gobierno de EE. UU. «Este proyecto constituye una herramienta de planificación estratégica que puede hacer énfasis en la atención que los dirigentes de la Isla ofrecen a  temas realmente importantes para la población».

El chantaje económico como arma de la guerra cultural contra Cuba

El Instituto Republicano Internacional utilizó diferentes métodos para distribuir las encuestas y recibir resultados importantes sobre estas. Se enfocó en dos audiencias generales:

1- La de la Isla.

2-El Gobierno de Estados Unidos, la comunidad internacional, socios ejecutores de su política y el público en general.

La investigación de la opinión pública que realizó el IRI desempeñó una función importante en el diseño de sus programas. Las encuestas representaron un capital intelectual de valor; sin embargo, su verdadero poder residió en la distribución eficaz de las audiencias a partir de la información recibida.

Los resultados de las encuestas fueron analizados a puertas cerradas con funcionarios del Gobierno de Estados Unidos. En la actualidad constituyen una importante fuente de información para el Grupo Operativo de Internet para la subversión en Cuba.

Un show del que todos los oportunistas quieren sacar tajadas, hasta el 27N

La CIA y las redes ilegales de comunicación para la subversión en Cuba
La CIA y las redes ilegales de comunicación para la subversión en Cuba
Informaciones relacionadas

Autor: Mailenys Oliva Ferrales | internet@granma.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.