El «secreto» de los últimos 75 días de Santiago de Cuba

Consejo de Defensa Provincial

Por: Eduardo Palomares Calderón
CMKC, Radio Revolución.- Al reconocimiento por su heroísmo, que ya también incluye su fortaleza en la recuperación ante huracanes, terremotos, epidemias, vendavales y sequías, Santiago de Cuba podrá sumar ahora su respuesta a la pandemia de la COVID-19 con el rigor, disciplina, y no pocas iniciativas, seguidas a la estrategia establecida por el país.

Para el doctor Luis Ricardo Manet Lahera, director provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, decisiva ha sido la participación intersectorial de todos los organismos del Gobierno y la unidad de una población superior al millón de habitantes, en torno al Consejo de Defensa Provincial, encabezado por Lázaro Expósito Canto y Beatriz Johnson Urrutia.

Si bien no se trata de los territorios que previo al desarrollo de la transmisión en Cuba presentaban una gran influencia de turistas extranjeros, lejos de asumir excesos de confianza, aquí prevaleció un fuerte trabajo preventivo, que primero garantizó las capacidades básicas de aislamiento para viajeros internacionales dos días antes de establecerse en la nación.

Tras la suspensión del turismo foráneo, para mantener esa vigilancia extrema se decidió el aislamiento de viajeros nacionales en 16 centros ubicados en los nueve municipios, mientras que entre provincias y municipios fueron establecidos 21 puntos de control sanitario, atendidos las 24 horas del día por personal de Salud Pública y del Ministerio del Interior.

«Es decir –argumentó el doctor Manet Lahera–, se ha sido riguroso con el protocolo nacional de trabajo, pero acorde con las particularidades de Santiago de Cuba se introdujeron variantes, sustentadas en el carácter científico-técnico aportado por el grupo asesor de nuestros especialistas, fortalecido con experimentados geógrafos, matemáticos, físicos y sociólogos.

«Ese equipo contribuyó mucho en la modulación de la epidemia y en la evaluación de cada acción implementada, como la vigilancia relacionada con los contactos de casos sospechosos y confirmados, porque aquí no aislábamos solo al confirmarse, sino desde temprano con el sospechoso, ya que mientras más rápido conozcas la fuente de la infección, es superior la labor preventiva.

«Además –afirmó el directivo–, fuimos de las provincias que por caso confirmado más contactos ubicó, pues de los 51 positivos en solo cuatro no se pudo identificar la fuente de infección, y cuando el país llegó a tener casi el 50 % de los casos asintomáticos, nosotros llevábamos solo un 27 %, todo lo cual permitió un alto número de estudios relacionados con el control de focos».

Desde el punto de vista técnico se destaca el desempeño de la electromedicina; responsable actuación de directivos y personal en las instituciones hospitalarias, hogares maternos y de ancianos; equipos de respuesta rápida, y centros de discapacitados o sicopedagógicos, que bajo rígidas medidas evitaron eventos importantes de transmisión.

En correspondencia, si bien el orden requerido fue alterado en colas para adquirir determinados productos, los santiagueros acataron las pesquisas activas, el uso del nasobuco, los puntos de higienización en las casas, el distanciamiento físico y la movilidad en las calles en fechas tan representativas como el Día de las Madres.

DESDE LA ZONA ROJA
Al sintetizar las acciones integrales de enfrentamiento a la pandemia, el doctor Manet Lahera recalca la unidad de todas las personas y actores sociales, que incluye centros de salud, transporte, entidades del turismo, servicios comunales, combatientes de las far y del Minint, la Fiscalía, medios de prensa y la población, guiados por el Consejo de Defensa Provincial.

«Siempre dijimos –señaló el teniente coronel doctor Abel Poulot Mendoza, director del hospital militar Doctor Joaquín Castillo Duany, de esta ciudad–, que estábamos a la orden de nuestro pueblo y ha sido así al recibir 801 pacientes en cuerpo de guardia, ingresar de ellos 392, confirmar la enfermedad en 76, reportar solo dos fallecidos, y salvar 73 vidas, pues uno transitó sin complicación alguna».

Estudios diagnósticos de laboratorio clínico, microbiología e imagenología, antibióticos de tercera y cuarta generación, medicamentos como los retrovirales propios de la enfermedad, estimulantes del sistema inmunológico y para complicaciones, así como medios de protección para pacientes y personal de salud, estuvieron a disposición de los pacientes.

El principal recurso tampoco falló en las brigadas de especialistas, enfermeras, técnicos, demás personal de apoyo y la jefatura, agrupados en brigadas que bajo los nombres de Ernesto Che Guevara, Antonio Maceo, Camilo Cienfuegos, Juan Almeida y Frank País, resultaron todas vencedoras en la fraternal emulación establecida para disipar tensiones.

No menos compleja continúa siendo la misión del Laboratorio Provincial de Microbiología, cuya jefa doctora Ekaterines Zayas Tamayo, resaltó al colectivo de Microbiología Molecular en la realización de miles de pruebas (pcr) para diagnosticar el nuevo coronavirus, en sospechosos de las provincias orientales desde Las Tunas hasta Guantánamo.

«Se ha trabajado –dijo-, sin importar día alguno, a cualquier hora, de forma precisa en los diagnósticos y sin contagio del personal en la toma de muestras y su manipulación, por un equipo integrado en su mayoría por mujeres con responsabilidades hogareñas, pero muy comprometido con nuestro pueblo y la tarea asignada por la dirección del país».

El resto de los actores incluyó al doctor Manuel Enrique Guerrero Hernández, quien dejó a medias el diplomado en Terapia Intensiva para asistir en la zona roja del Hospital Ambrosio Grillo; al administrador del Coppelia Jardín de Las Enramadas, Luis Jiménez, cuyos trabajadores siguieron prestando servicio a domicilio, como también lo hizo con las medidas adoptadas en su hogar el barbero por cuenta propia Julián Chávez.

Cuando transita ya por más de 75 días sin presentar casos positivos del SARS-COV-2, la provincia continúa su labor de vigilancia, y mantiene una amplia información a la población sobre los riesgos latentes en esta segunda fase de la recuperación pos-COVID-19, cuya consolidación depende en sumo grado del actuar consciente de cada ciudadano.

Trabaja Laboratorio Farmaceútico Oriente para incrementar y sostener sus producciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.