«Desconectar» la tendencia de septiembre al sobregiro

Ahorro, mantenimiento y desarrollo del sistema eléctrico en la provincia Santiago de Cuba

Gladys Leidys Ramos*
Aunque cuatro sea un número pequeño, en materia de porciento de electricidad consumida de más, respecto a lo previsto para iniciar septiembre, resulta una cifra demasiado grande que, unido a solo tres provincias (Las Tunas, Holguín y Granma) capaces de enmarcarse en el plan, comienza a definir una tendencia al sobregiro que el país no puede permitirse.

En la más reciente revisión crítica que el Consejo Energético Nacional hiciera al trabajo de los territorios con vista a invertir esa matriz, se observó que la disminución del gasto en los horarios pico confirma que el sector residencial ha asumido medidas de ahorro que impactan en el consumo nacional; sin embargo, la respuesta desde los organismos estatales y sus dependencias aún no ofrece los resultados que urgen.

Roza lo reiterativo el incumplimiento de las autolecturas de los metrocontadores en los centros laborales, valorada de ineficiente por el viceprimer ministro cubano, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez.

Liván Arronte Cruz, ministro de Energía y Minas, alertó sobre la importancia de redirigir las supervisiones de los consejos municipales a las instituciones estatales y servicios que habitualmente reinciden en el gasto excesivo y violan el cumplimiento de las medidas orientadas al ahorro.

El Consejo Energético Nacional reclamó una mayor proactividad de las organizaciones que agrupan a los trabajadores en los centros laborales, pues son ellos los protagonistas de los procesos productivos o de servicios que deciden en un uso racional de la energía que, traducido a cifras macroeconómicas, implican asignar, adicionalmente, 220 toneladas de diésel por cada gigawatt hora consumido de más en el país.

*Granma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.