Miel y acero

Virgen de la Caridad de El Cobre, Acero y Miel

Por: Teresa Melo
Aún no termina el 8 de septiembre, día de reverencia a la Patrona de Cuba, nuestra Mambisa Virgen del Cobre. Los devotos han acudido a su Santuario y publicado fotos de sus particulares homenajes.

Han llevado girasoles y votos silenciosos, y pedido por las familias, y por la Isla, y por los cubanos y cubanas que bajo cielos diversos viven sus realidades, y sufren o festejan; realidades diversas donde es amada con fervor y, en no pocos casos, con nostalgia; realidades donde hijos de otros países acompañan a la Virgen y a las batallas de Cuba, por la salud, y por los días presentes y futuros.

Hoy caminé una parte pequeña de mi ciudad de Santiago de Cuba, y vi las personas en su cotidianidad de un día normal de trabajo y de clases. Como es habitual en la fecha, una gran cantidad con ropas de color amarillo. No se parecía mucho a la ciudad y al país que transcurre en internet, en esos sitios donde el morbo, el acoso y la mentira venden más que la solidaridad y el respeto a los símbolos.

Es mi experiencia, mi criterio. Por defenderlo no etiqueto a nadie, ni siquiera a los que piensan como yo; sobre todo, para los que vigilan, incluso, a qué ideas (y de quién) reacciono en las redes sociales.

Pero mi empatía de poeta con los seres humanos no me hace tan ingenua como para no entender esta «revolución de color gris» que pretenden (único color al que pueden aspirar), y quién/quiénes las financian (esa «inocente» ned que pone los millones, por ejemplo), y quién y quiénes los cobran. Están ahí. Visibles y comprables.

Personajes que nunca pertenecerán a mi ámbito, ni a mi concepto de Patria, no tardaron en compartir mi post anterior con girasoles dedicados a la Virgen del Cobre. Tal vez el mercenarismo más mediocre incluso pensó que podían usarlo para engrosar su llamado falaz.

En varios de esos sitios, por ejemplo, he visto hoy la misma foto mostrada como «represiva» que circula desde hace semanas (donde unos policías cuidan una cola cualquiera); imagen repetida con diferentes titulares de lugares, por lo que ya ni siquiera es posible decir a qué barrio cubano pertenece. De días anteriores: ¿Una boca cosida sin cicatrices? ¿Un profanador suelto en las calles? ¿Una supuesta actriz que se alquila para hablar contra Cuba? No invento: las palabras e imágenes están ahí.

Como en cualquier país, aquí hay que acatar las leyes, máxime en momentos en los que aún las medidas sanitarias signan nuestras vidas. Quien hoy las haya violado para crear algún desorden en nuestras calles, las calles que caminan en tiempos normales nuestras familias, hijos, gente, amigos, e incluso esos mismos que sabemos, por supuesto, que responderán, no como luchadores por ninguna idea, sino por no respetar las medidas que atañen al cuidado de la salud.

Me cuesta encontrar diferencias entre estos seres y otros que, con todo derecho, ponen su inteligencia (que reconozco) al servicio de lo que eligen, pagados o no. Creería en alguno si hubiera al menos un comentario contrario al uso de la Virgen del Cobre para crear caos. Creería. Pero no ha sido.

Virgen de la Caridad de El Cobre, Acero y Miel
Virgen de la Caridad de El Cobre, Acero y Miel. Imagen: Santiago Romero Chang

Hoy han contaminado varias de mis publicaciones con enlaces imposibles de comprobar, denuncias sin nombres, nombres que no aparecen en las redes, insultos de fundamentalistas religiosos que no respetan las creencias de otros (esa otra plaga). Hoy han acosado a muchas de mis amistades, como a Mariela Castro Espín, por lo que hacen y representan. Hoy han demostrado, algunos, quiénes son en verdad.

No los admito en mi vida ni en mi muro. Quien se moleste por mis elecciones patriotas y mis amistades: adiós. La Virgen Mambisa es y entrega miel de vida, pero –como en la obra de Denys San Jorge Rodríguez– es acero contra el que se doblan las navajas del odio.

Esta es mi particular opinión para los que, a cualquiera como yo, llaman oficialista. A mucha honra. ¡Y que viva Cuba, siempre viva!

Día de la Patrona de Cuba, despertó diferentes el poblado de El Cobre, con todas las restricciones sanitarias. Texto y foto: Santiago Romero Chang
Día de la Patrona de Cuba, despertó diferentes el poblado de El Cobre, con todas las restricciones sanitarias. Texto y foto: Santiago Romero Chang

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.