Mejoras constructivas en Policlínica Provincial de Especialidades del Hospital Saturnino Lora

Intercambian Secretario del Partido, Lázaro Expósito y Gobernadora Beatríz Johnson, con personal médico del Hospital Provincial Saturnino Lora de Santiago de Cuba.

Audio: Xiomara Pieri Jiménez
En Santiago de Cuba cobra mejor confort, iluminación, acceso y funcionalidad de los espacios de consultas externas en el Clíinico Quirúrgico de Especialidades «Saturnino Lora«, sometido a un proceso intenso de reparación y mantenimientos en sus cuatro pisos.

Informa Xiomara Pieri Jiménez a la CMKC, que los principales beneficios lo reciben lás áreas de consultas, análisis y tratamientos de Ortopedia, Estomatología, Cardiología, Fisioterapia, Alergias y Quemados, Banco de Tejidos y otras prestaciones que también se beneficia con un mejor mobiliario clínico.

Habla el director, Rafael Suárez, doctor de la sexuageniaria institución médica santiaguera.

Para quienes vuelven a las calles de Santiago de Cuba tras el confinamiento impuesto por la Covid-19, resultan llamativas las barreras que limitan la entrada al Hospital Clínico Quirúrgico Docente Saturnino Lora; sin embargo este es uno de los muchos cambios operados en la institución sanitaria, en aras de reordenar la vida interna y optimizar la infraestructura para ofrecer asistencia médica de más calidad.

Hace 4 meses se restableieron algunos servicios en el Hospital Clínico Quirúrgico Docente Saturnino Lora

Más sobre el tema…

Al interior, las modificaciones se traducen en áreas más funcionales, confortables e higiénicas, gracias a la reparación del Policlínico de Especialidades.

Luego de 30 años de explotación, el edificio destinado a este servicio sufría un deterioro considerable de las redes hidrosanitarias y de buena parte de la carpintería; además, muchos de los locales destinados a consultas externas, tratamientos terapéuticos y prestaciones sociales carecían de condiciones óptimas para estos fines.

La inversión iniciada en abril último no solo ha renovado esos espacios; también ha permitido recuperar los que se hallaban en desuso o subutilizados; de ahí que constituya el principio de un proceso de reordenamiento y optimización de la actividad asistencial.

Según el doctor Rafael Suárez Domínguez, director del Hospital, como parte de las obras, más de una veintena de baños fueron remozados totalmente y se les añadió el espacio para ducha; además se sustituyeron todas las redes hidráulicas y sanitarias, así como las puertas y ventanas en mal estado, entre otras mejoras.

“Toda el área dedicada a consulta externa fue reparada: Urgencias, Medicina Legal, Otorrinolaringología, Oftalmología y Medicina General, Urología, Neurología y Neurocirugía; además de Ortopedia y Fisioterapia. También se están mejorando la consulta externa y la sala de hospitalización de Medicina Natural y Tradicional.

“Como parte de la inversión se creó un nuevo local para la administración de citostáticos y para Ensayos clínicos. Asimismo, se terminaron los locales de Quemados, Vías digestivas y el Banco de tejidos. Actualmente, se trabaja en la construcción de quirófanos para cirugías ambulatorias, con lo cual se podrá reorganizar la actividad quirúrgica y descongestionar los salones de operaciones del Hospital”, explicó el galeno, y agregó que se rehabilitaron las oficinas para Servicio Social, Atención a la Población y el área de Admisión.

La prestación de servicios que contribuyan a atender las necesidades de los trabajadores y de quienes asistan a la institución es una de las premisas con que se concibió la reparación del policlínico de Especialidades. De ahí que se instalaran dos cajeros automáticos a la entrada de este inmueble y se situaran teléfonos públicos en una de sus áreas. Estas acciones son bien agradecidas por empleados de los centros aledaños y por los habitantes de la comunidad.

 La inversión, cuyo costo para el Estado es de casi dos millones de pesos, está dedicada a los 505 años de la fundación de la villa de Santiago de Cuba. Un digno regalo para las mujeres y los hombres de esta tierra, que ven en el “Saturnino Lora” un pilar de los servicios de salud y un símbolo de la ciudad.

Intercambian Secretario del Partido, Lázaro Expósito y Gobernadora Beatríz Johnson, con personal médico del Hospital Provincial Saturnino Lora de Santiago de Cuba.
Intercambian Secretario del Partido, Lázaro Expósito y Gobernadora Beatríz Johnson, con personal médico del Hospital Provincial Saturnino Lora de Santiago de Cuba.

ANTECEDENTES

El Hospital Clínico Quirúrgico Docente Saturnino Lora, de Santiago de Cuba, fue uno de los centros involucrados en el enfrentamiento a la Covid-19; y si bien no reportó casos positivos, la experiencia vivida en aquellos días preparó al colectivo de más de 2 800 personas, para afrontar situaciones de alto riesgo.

El día 24 de abril de 2020, por primera vez en 60 años, se cerró la institución, para atender solamente a personas afectadas por infecciones respiratorias agudas, como parte de la lucha de nuestra provincia contra el SARS-CoV-2.

“Fue una experiencia difícil: durante un mes nos dedicamos exclusivamente a atender pacientes sospechosos -o no- de la enfermedad. Naturalmente, todos teníamos miedo al contagio, pero estábamos dispuestos a asumir nuestra misión con responsabilidad y compromiso, y así lo hicimos.

“Médicos, enfermeros y personal de servicio constituyeron dos grupos -uno de 176 personas y otro de 143- que se aislaron para atender a estos pacientes. Dividimos el Hospital en tres zonas en correspondencia con el riesgo de exposición: la zona roja era la atención directa a los enfermos, la amarilla -también conocida como transfer- incluía los lugares de comunicación con la zona roja, y en la zona verde estaba el personal de apoyo –dígase almacenes, cocina-comedor, lavandería, Atención a la población, Trabajo Social, Epidemiología y el consejo de dirección, entre otros”, comentó el doctor Rafael Suárez Domínguez, director general de la institución.

Ministerio de Salud Pública Cubana
Ministerio de Salud Pública Cubana contra el Coronavirus

La utilización del Hospital Provincial en la estrategia para afrontar la transmisión de la Covid-19 contribuyó a controlar este serio problema de salud, pues amplió las capacidades del territorio para la atención oportuna y el aislamiento de personas con afecciones respiratorias.

“Aquí se trataron unas 300 personas -muchas de ellas graves- que provenían de otros hospitales, hogares de ancianos, del centro médico psicopedagógico y de la comunidad. Esto contribuyó a reducir la transmisión de otros virus circulantes, que causan infecciones respiratorias agudas.

“Fueron momentos difíciles porque muchos pacientes graves se descompensaron de otras patologías y hubo que intervenirlos quirúrgicamente, incluso tuvimos que operar a trabajadores que se encontraban laborando, y todo eso nos llevó a aumentar el personal y a incluir diferentes especialidades como neurocirugía, ortopedia, angiología, nefrología, psiquiatría y otorrinolaringología, etc.

“Otra complejidad es que no se permitían acompañantes y los familiares no podían tener contacto con sus enfermos ni ver a su fallecido; y esta situación nos obligó a rediseñarnos como Hospital”, aseguró el galeno.

Como afirmara Suárez Domínguez no todo salió bien: hubo dificultades en la atención a la población y deficiencias que inicialmente afectaron la información a los familiares sobre el estado de los aislados. Todo esto devino aprendizaje y búsqueda de soluciones para no repetir los errores y hacer corresponder la asistencia médica de calidad que caracteriza a este centro con la satisfacción de quienes le confían el cuidado de sus seres queridos.

Ante el riesgo de una enfermedad emergente y, por tanto, poco conocida, hubo que reorganizar las fuerzas, los recursos y rediseñar las prestaciones, algo que logró el “Saturnino Lora”.

Sin embargo, el cierre de algunos servicios habituales y el traslado de otros al Hospital General Juan B. Zayas Alfonso, complejizó extraordinariamente la actividad asistencial en el territorio. De ahí que una de las primeras disposiciones tras el control de la Covid-19, fuera la reapertura gradual del “Provincial”.

“Abrimos con varios pacientes respiratorios graves en nuestra unidad de Cuidados Intensivos y con una sala de 70 camas dedicada a infecciones respiratorias agudas”, señaló el especialista.

El aislamiento durante 28 días (14 de trabajo y 14 en cuarentena) fue una de las experiencias más interesantes. El área donde radica el módulo docente de la Universidad de Ciencias Médicas fue uno de los sitios destinados al descanso del personal médico.

Las vivencias de solidaridad y hermanamiento durante aquella etapa en la que convivían con el peligro probable de recibir a personas infectadas por SARS-CoV-2, son ahora los cimientos de nuevas amistades en el colectivo del sexagenario hospital.

El “Saturnino Lora” mejoró sus instalaciones en medio de la contingencia epidemiológica. La reparación capital del Policlínico de Especialidades, dedicada al aniversario 505 de la villa de Santiago de Cuba, no solo ha dotado al centro de áreas más confortables y funcionales, sino que contribuye al ordenamiento interno y, por tanto, a mejorar las prestaciones de salud en uno de los centros con más actividad clínica y quirúrgica de la provincia.

Como afirmara el directivo, enfrentar la Covid-19 fue un desafío y la gran enseñanza es que podemos afrontar situaciones muy complejas, pero lo mejor es trabajar para no llegar a estas. “Tenemos que aplicar las medidas higiénico-sanitarias –dijo-, cumplir el distanciamiento social y no confiarnos en este momento de calma aparente.”

Arte y Salud Pública contra la covid-19 en Santiago de Cuba. CMKC, Radio Revolución.
Arte y Salud Pública contra la covid-19 en Santiago de Cuba. CMKC, Radio Revolución

Con más de 600 camas de hospitalización y varios servicios territoriales, el emblemático hospital santiaguero se reafirma como uno de los pilares de la Salud Pública en esta porción del oriente cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.