La covid-19 y el instinto de conservación de los santiagueros

Aplican nuevas medidas en Santiago de Cuba para contener la propagación de la Covid -19
Percepción de riesgo ante rebrote en Santiago de Cuba
Covid-19 y percepción de riesgo ante rebrote en Santiago de Cuba

Covid-19 en Santiago de Cuba– ¿Generar miedo? No, ¿Motivar el instinto de conservación en los santiagueros? Sí. Ese es el objetivo del título y el contenido de estas líneas, pues en tierra indómita aún muchas personas no asumen que la Covid-19 deja secuelas  que reducen la calidad de vida o mata, en el peor de los casos.

Covid-19 en Santiago de Cuba– Otros datos de los últimos 15 días los constituyen, la tasa de incidencia de la provincia con 73.1 por cada 100 000 habitantes, sólo superada por el municipio cabecera  y los 764 casos confirmados en ese período.

Aplican nuevas medidas en Santiago de Cuba para contener la propagación de la Covid -19
Refuerzan medidas en Santiago de Cuba para contener la propagación de la Covid -19

Covid-19 en Santiago de Cuba– Desde el inicio de la pandemia hasta ayer 20 de enero se reportaron 1 463 positivos y de estos, 1 382  fueron diagnosticados desde el 4 de noviembre; de los 57 casos reportados hoy, tres pacientes de las áreas de salud Julián Grimau, Josué País y Municipal,  no tienen fuente de infección definida, lo cual es un peligro en los tiempos que corren.

Covid-19 en Santiago de Cuba.- En lo que se convirtió en una práctica fructífera,  al cierre de la última sesión, el Consejo de Defensa Provincial, se dio lectura a un grupo de insatisfacciones y quejas de la población, para que los miembros del Grupo Económico Social y del Consejo de Defensa Municipal, tomen medidas para su solución.

Por: Yusdanis Vicet Gómez

Más sobre el tema

Percepción de riesgo ante rebrote en Santiago de Cuba
Covid-19 y Percepción de riesgo ante rebrote en Santiago de Cuba

La psicología como ciencia en el afrontamiento a la COVID-19: apuntes generales

RESUMEN

En diciembre de 2019 aparece en Wuhan (China) el nuevo coronavirus, nombrado SARS-CoV-2 (causante de la COVID-19). Rápidamente se extendió por el mundo y hoy afecta a unos 183 países.

Esta pandemia tiene un impacto psicológico importante, por lo que en el presente artículo se identifican aspectos del comportamiento humano en situaciones como la actual. Se realizó un estudio de revisión bibliográfica tipo narrativa.

Los resultados exponen la especificidad y necesidad de comprensión psicológica y social en interrelaciones con otras dimensiones de la pandemia.

Se describe el impacto psicosocial como evidencia asociada (directa e indirecta) a la cuarentena y al aislamiento, y se resalta la necesidad de continuar trabajando en el diseño de programas psicológicos adecuados al entorno y ámbito cultural cubano.

En Video:
Refuerzan labor en la Atención Primaria para combatir la Covid-19 en Santiago de Cuba

Palabras clave: COVID-19; comportamiento humano; impacto psicológico

¡Fuerza Santiago y Quédate en Casa!, sugieren dos santiagueros.
¡Fuerza Santiago y Quédate en Casa!, sugieren dos santiagueros.

Desde el inicio de este combate contra la COVID-19 sabíamos que el miedo no evitaría el contagio; sin embargo, la serenidad, la disciplina y la colaboración, sí  podrían sortear la propagación del virus.

En Cuba, el antídoto para enfrentar esta situación prolongada por más de tres meses; ha sido contar con un pueblo informado y solidario, aunque no exento de indisciplinas que han atentado contra la responsabilidad  de la mayor parte de la población.

La  situación global constituye un desafío inédito, marcado por una pandemia que no se ha podido contener. Pero, la batalla contra el nuevo coronavirus no es solo un desafío sanitario, científico, económico y político. Es también, un reto de actitud…  porque son nuestras maneras de actuar  las que nos protegen.

Los cubanos, caracterizados por tener un carácter  muy expresivo, tuvimos que posponer los besos y los abrazos como un acto de verdadero amor para cuidarnos entre todos.

Sin embargo, el virus silencioso y letal no nos impidió querernos y ayudarnos. Por eso, colaboradores cubanos de la salud viajaron a los lugares más complicados donde aún se combate esta pandemia.

Se despidieron de sus familiares, quizás como se parte a una “guerra”, pero con armas generosas para salvar vidas de personas desconocidas, para aliviar el alma e intentar borrar la tristeza.

Nuestros médicos y todo el personal de la salud, los que ayudan a otros pueblos, y los que combaten la enfermedad en nuestro país, son los héroes y heroínas de esta historia que todavía no ha terminado, y  que nos sigue arrancando aplausos para esos guardianes de batas blancas.

El necesario reto de quedarse en casa

Comprender que el distanciamiento de hoy, será la cercanía del mañana,  ha sido un reto difícil y necesario para los cubanos.

Quedarse en casa ha constituido un deber ciudadano para proteger a aquellos compatriotas que se han mantenido trabajando en lugares claves para la economía y el desarrollo social de la nación.

Esta batalla es de todos y tendremos que ganarla entre todos. Por ello, distanciarse físicamente en medio de esta emergencia no significa que nos volvimos egoístas; sino todo lo contrario, es reflejo de compromiso y de conciencia, de que en situaciones difíciles debemos ser más solidarios.

Los cubanos somos afortunados, porque en medio de un caos regional e internacional derivado de esta tragedia que vive el mundo, de la que no escapan ni ricos ni pobres; podemos asegurar que en uno de los países donde se ha podido enfrentar con serenidad y organización la COVID-19, es en Cuba, con la inteligencia y firmeza de su gobierno, con la cooperación de su pueblo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.