Cumpleaños 48 del palacio de los pioneros «Una Flor para Camilo»

Cumpleaños del palacio de pioneros "Una Flor para Camilo"
Cumpleaños 46 del palacio de pioneros "Una Flor para Camilo"
Cumpleaños 488888888 del palacio de pioneros «Una Flor para Camilo»

Por: Yailén Aguilar Rodríguez
CMKC, Radio Revolución
.- CMKC, Radio Revolución.- Aquí en Santiago de Cuba se celebró un encuentro lleno de nostalgia y ajustado a las medidas sanitarias, en el Palacio de Pioneros «Una Flor para Camilo», al calor del cumpleaños 48 de esta instalación que recibe de nuevo a pequeños y jóvenes en esta segunda etapa de recuperación post covid-19.

La propia dirección del Palacio de los Pioneros en Santiago de Cuba anticipa un programa de actividades para este verano en desarrollo, siepre ajustado a las exigencias sanitarias por la protección y seguridad de los niños y niñas.

Escuche más detalles en la siguiente información por CMKC.

Palacio de Pioneros «Una flor para Camilo» (Santiago de Cuba)

Cumpleaños 46 del palacio de pioneros "Una Flor para Camilo"
Cumpleaños 48 del palacio de pioneros «Una Flor para Camilo»

Camilo, Señor de la Vanguardia, a 90 años de su natalicio

Tratar de expresarles lo que creo que significa Camilo es muy difícil, casi imposible diría (…). Un día de derrota, uno de los tantos días de derrota que tuvimos que afrontar (…), nos habían sorprendido; en la huida yo perdí mi mochila, alcancé a salvar la frazada nada más, y nos reunimos un grupo disperso. Fidel había salido con otro grupo. Éramos unos 10 o 12. Y había más o menos una ley no escrita de la guerrilla que aquel que perdía sus bienes personales, lo que todo guerrillero debía llevar sobre sus hombros, pues debía arreglárselas. Entre las cosas que había perdido estaba algo muy preciado para un guerrillero: las dos o tres latas de conserva que cada uno tenía en ese momento.

Al llegar la noche, con toda naturalidad cada uno se aprestaba a comer la pequeñísima ración que tenía, y Camilo –viendo que yo no tenía nada que comer, ya que la frazada no era un buen alimento– compartió conmigo la única lata de leche que tenía; y desde aquel momento yo creo que nació o se profundizó nuestra amistad.

Tomando sorbos de leche y disimuladamente cuidando cada uno de que el reparto fuera parejo, íbamos hablando de toda una serie de cosas (…). Hasta ese momento no éramos particularmente amigos; el carácter era muy diferente (…).

Chocábamos por cuestiones de disciplina, por problemas de concepción de una serie de actitudes dentro de la guerrilla. Camilo en aquella época estaba equivocado. Era un guerrillero muy indisciplinado, muy temperamental; pero se dio cuenta rápidamente y rectificó aquello. Aun cuando después hiciera una serie de hazañas que han dejado su nombre en la leyenda, me cabe el orgullo de haberlo descubierto, como guerrillero. Y empezó a tejer esa urdimbre de su leyenda de hoy, en la columna que me había asignado Fidel, mandando el Pelotón de Vanguardia.

Después, fue comandante; escribió en el llano de Oriente una historia muy rica en actos de heroísmo, de audacia, de inteligencia combatiente e hizo la invasión, en los últimos meses de la guerra revolucionaria.

Lo que a nosotros –los que recordamos a Camilo como una cosa, como un ser vivo– siempre nos atrajo más, fue lo que también a todo el pueblo de Cuba atrajo, su manera de ser, su carácter, su alegría, su franqueza, su disposición de todos los momentos a ofrecer  su vida, a pasar los peligros más grandes con una naturalidad total, con una sencillez completa, sin el más mínimo alarde de valor, de sabiduría, siempre siendo el compañero de todos, a pesar de que ya al terminar la guerra, era, indiscutiblemente, el más brillante de todos los guerrilleros.

A los pocos meses del triunfo (…) era necesaria la presencia de los hombres que no tuvieran la más mínima ambición personal, la más mínima desconfianza, que fueran hombres enteramente puros y dedicados a la tarea revolucionaria exclusivamente, para poder realizar lo que casi podría llamarse el milagro de la unidad. Y a esa clase de hombres pertenecía Camilo. ¡Y los hay pocos! (…).

Aquel «¿voy bien?» de Fidel, cuando le preguntara a Camilo, en la Ciudad Militar, a los primeros días o el primer día de su llegada a La Habana, no significa la casualidad de una pregunta hecha a un hombre que de casualidad estuviera a su lado, era la pregunta hecha a un hombre que merecía la total confianza de Fidel, en el cual sentía, como quizás en ninguno de nosotros, una confianza y una fe absoluta.

De Yaguajay vengo tras las huellas de Camilo

Camilo Cienfuegos, el hombre hecho verso. Edición de Imagen: Santiago Romero Chang.
Camilo Cienfuegos, el hombre hecho verso. Edición de Imagen: Santiago Romero Chang.

Fragmentos del discurso en homenaje al Comandante Camilo Cienfuegos, pronunciado por Ernesto Che Guevara en el acto realizado en el Ministerio de la Construcción, el 28 de octubre de 1964.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.