Cuba rechaza injerencia de Estados Unidos en sus asuntos internos

El director general a cargo de Estados Unidos, del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, explicó, en comparecencia realizada este lunes en la emisión estelar del NTV, las razones por las que convocó a la Cancillería, el pasado 28 de noviembre, al encargado de Negocios de Estados Unidos, Timothy Zúñiga-Brown.

En el encuentro, Cossío manifestó al funcionario que «Cuba no permite a Estados Unidos, ni a Estado alguno, la injerencia en los asuntos internos del país», y solicitó, además, que trasladara esa afirmación al Departamento de Estado.

Fernández de Cossío aclaró que el diplomático estadounidense acudió en varias oportunidades a San Isidro, y que su Embajada tenía pleno conocimiento de que allí se desarrollaba una provocación de carácter subversivo, por un grupo de individuos que cumplen orientaciones del Gobierno de EE. UU.

Incluso, en la página en Facebook de uno de los miembros del autodenominado Movimiento de San Isidro, agradecieron «la gentileza del Encargado de Negocios de la embajada de ee. uu. en Cuba, que nos acompañaba», quien los trasladó en el auto de la embajada, como se aprecia en un video que subieron a las redes sociales.

Estos hechos constituyen graves violaciones de sus funciones como Jefe de misión, una injerencia flagrante en los asuntos políticos internos de Cuba y son violatorios de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

«La Convención de Viena, y esto lo saben muy bien el Gobierno y los diplomáticos de Estados Unidos, establece muy claramente que el agente diplomático, que en este caso es el Encargado de Negocios de Estados Unidos, está obligado a respetar las leyes y reglamentos del país, en este caso Cuba», aclaró el funcionario cubano.

Las delegaciones de la Mayor de las Antillas, radicadas en el exterior, son rigurosas cumplidoras de esos principios, tradición que caracteriza a la diplomacia cubana.

Asimismo, Cossío recordó cómo los funcionarios yanquis no actúan por cuenta propia, sino bajo las órdenes de su Gobierno, elemento que nos recuerda por qué Zúñiga-Brown apoya un movimiento subversivo en nombre de un supuesto apoyo a la libertad de expresión.

El funcionario cubano conversó sobre la poderosa maquinaria que, desde Estados Unidos, maneja, manipula y acosa en las redes sociales, con un soporte tecnológico y financiero inigualable, en aras de difundir información falsa, incitar al odio, dividir a la población, fomentar el resentimiento y llamar a la ilegalidad.

Fernández de Cossío se refirió a los resultados de las elecciones en Estados Unidos, donde la campaña realizada en las redes sociales, utilizada como una forma de hacer política, logró que millones de personas simpatizantes del Partido Republicano vieran unas elecciones, consideradas limpias por todos los expertos, como fraudulentas. Ese tipo de manipulación de la realidad es lo que quieren trasladar a Cuba.

El Director General de EE. UU. en la Cancillería cubana refirió, ante las amenazas realizadas por terroristas desde Estados Unidos, que el FBI conoce de individuos en ese país, con un largo historial en la materia, que están orientando y ofreciendo pago para que se cometan actos violentos en Cuba.

«Estamos frente a un Gobierno cómplice y tolerante de estas actividades orientadas desde EE. UU. contra Cuba.

«De nuestro lado está el Derecho Internacional, el derecho a la autodeterminación, que es lo que Cuba reclama», finalizó.

19 views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *