Histórica foto Familia de Martí en 1899

Familiares de José Martí: Doña Leonor, El Ismaelillo (hijo), Carmen Zayas Bazán, Leonor (hermana)

Fotos y Video
Por: Santiago Romero Chang
CMKC, Radio Revolución.- En estos días en las redes sociales repercuten imágenes de lo que fue, auténticamente- la Casa donde vivió José Martí en la calle de Paula; pero una imagen sacudió el interés mayor.

Se trata del interior de la casa en uno de los homenajes iniciales (1899) al Héroe Nacional y donde aparece sentada: Doña Leonor, la madre de José Martí, al lado Carmen Bazán, detrás el hijo (El Ismaelillo) hecho todo un hombre en uniforme militar; más a la izquierda una de las hermanas de Pepe.

Homenaje martiano en 1899

La casa natal, junto con tres similares, fue propiedad del Convento de Santo Domingo hasta 1840. En 1841 fueron expropiados por la Real Hacienda de la Isla de Cuba las casas que pertenecían al convento, como parte del cobro de contribuciones no efectuadas al gobierno colonial por la Congregación de los Dominicos.

Al año siguiente, en 1842, las viviendas fueron traspasadas a la denominada Junta de la Moneda para su subasta, medio por el cual resultó ser propietario de Paula 41 el español residente en la isla Sebastián Bonnay, quien seis años después traspasó la propiedad, por compraventa, a su coterráneo Juan Matías Cabezas. Es este último quien alquiló la casa a la familia Martí Pérez.

La casa fue alquilada a los recién casados, el Sargento Primero del Cuerpo de Artillería de la Real Fortaleza de La Cabaña, Mariano de Todos los Santos Martí y Navarro y Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez y Cabrera, padres de José Martí, quienes ocuparon la planta alta del inmueble, y al Teniente de Artillería de la Real Fortaleza de La Cabaña Juan Martín Rodríguez, casado con Rita Pérez y Cabrera, hermana de Leonor, quienes ocuparon el área mayor de la casa, en la planta baja.

En esta casa nacieron José Martí, el 28 de enero de 1853, y dos de sus siete hermanas: Leonor Petrona, conocida como La Chata, el 29 de julio de 1854, y Mariana Matilde, Ana, que nació el 8 de junio de 1856.

Familiares de José Martí: Doña Leonor, El Ismaelillo (hijo), Carmen Zayas Bazán, Leonor (hermana)
Familiares de José Martí: Doña Leonor, El Ismaelillo (hijo), Carmen Zayas Bazán, Leonor (hermana)

La familia Martí Pérez vivió en esta casa hasta el mes de julio de 1856. Al abandonarla, su propietario había fallecido y la habían heredado las tres hijas de este, residentes en Madrid.

Durante 30 años fueron las propietarias del inmueble, hasta que se lo vendieron en 1883 a José González Prío Montenegro, de quien la adquirió, en 1887, el presbítero Benigno Merino Méndez, que la venderá, en 1891, a las monjas dominicas de la Congregación de Santa Catalina de Sena.

A ellas debió pedir permiso Leonor para efectuar el acto del 28 de enero de 1899, el primer homenaje realizado en Cuba a su hijo y que sirvió para colocar una tarja en la fachada principal a nombre de los emigrados de Cayo Hueso.

Un año después, se crea la Asociación de Señoras y Caballeros por Martí, conocida como Asociación por Martí, con el objetivo de rescatar la propiedad para declararla Propiedad del Pueblo de Cuba y dedicarla al homenaje del Héroe Nacional.

Para entonces, con ese mismo fin, la emigración cubana había iniciado una colecta de fondos, que entregó a esta Asociación tan pronto se constituyó. Sin embargo, transcurrió más de una década hasta que el inmueble ostentó por fin la condición de Propiedad del Pueblo.

Homenaje a José Martí en su casa familiar en la calle Paula en La Habana en 1899.
Homenaje a José Martí en su casa familiar en la calle Paula en La Habana en 1899.Homenaje a José Martí en su casa familiar en la calle Paula en La Habana en 1899.

Fotografía tomada el 28 de enero de 1899 frente a la casa natal del Apóstol José Martí, en el acto de develamiento de la lápida a su memoria, donada por la emigración de Cayo Hueso.

En un primer momento se previó que la casa acogería a doña Leonor Pérez y Cabrera, madre de Martí, quien –ya octogenaria y casi ciega– se encontraba en una crítica situación económica. Y sólo cuando doña Leonor desapareciera físicamente, el inmueble sería declarado posesión popular.

Después de vencer numerosos escollos, la Asociación por Martí logró adquirir la casa, el 14 de diciembre de 1901, y en ella se instaló doña Leonor y los descendientes de su hija María del Carmen Martí, la Valenciana, recién fallecida. Para entonces, la única hermana de Martí que seguía viva era Amelia Martí.

En 1907 muere la madre del Apóstol[2], pero sólo al cabo de once años –en 1918– es que se logra retomar el acuerdo de hacer la casa natal una propiedad pública. Y ante la terquedad del inquilino que la habitaba de no abandonarla, habría que esperar tres años más hasta que –por reclamo popular– se produjo su desalojo, el 12 de mayo de 1921.

Pero no sería hasta el 23 de junio de 1924 que la Asamblea de Representantes del Pueblo Cubano acuerda cumplir el destino previsto para la Casa Natal, cuando fue adquirida por la Asociación por Martí: ser museo, biblioteca y galería iconográfica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *