En 2019, 620 madres con tres hijos o más recibieron beneficios de vivienda

Producciones locales en Santiago de Cuba

Dotar a las familias cubanas de hogares dignos y confortables, pese a las complejidades que afronta la economía y la desestabilización global generada por la pandemia, es una prioridad a la que Cuba no renuncia.

Han sido varias las estrategias puestas en práctica en el país para mejorar el fondo habitacional, con prioridad para personas vulnerables, dejando clara también, en este programa, la profunda motivación humanista que constituye esencia de nuestro modelo social.

Por la sensibilidad del tema y, además, por la importancia de la atención a las dinámicas demográficas, en materia de viviendas el Gobierno cubano ha decidido priorizar a las madres con tres o más hijos menores de 12 años, una política que, si bien abarca a todo el país, se desarrolla de manera específica en 32 municipios de nueve provincias, cuya disminución natural de la población implica estimular la natalidad de manera más urgente.

Esos motivos determinan que sea este, un tema con seguimiento sistemático a todos los niveles.

SE HACE CAMINO AL ANDAR

De forma acumulada, hasta septiembre del presente año, 3 115 madres han sido atendidas por los conceptos de financiamiento asignado, subsidios y plan estatal, según datos publicados por el Ministerio de la Construcción.

El informe señala, además, que de acuerdo con el levantamiento realizado a nivel de país, del total de madres con tres o más hijos menores de 12 años, 28 679 necesitan acciones constructivas de diversos grados de complejidad para sus hogares. Todos los territorios cuentan hoy con cronogramas para dar respuesta a esa problemática, en periodos de entre tres y cinco años.

Durante un chequeo al programa de atención a las dinámicas demográficas, en abril del presente año, el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, refiriéndose a este particular, hizo un llamado a los gobiernos locales para incrementar la atención a estos casos puntuales, y ha destacado en disímiles ocasiones la importancia de que cada vez sea mayor la protección que brinde el Estado a las cubanas en esa situación.

En 2019, el financiamiento asignado por el país para este fin fue de 50 millones de pesos. Es válido destacar que en los territorios donde se aplica la experiencia, el procedimiento que se utiliza no se corresponde con el del subsidio, y que los ingresos percápita de los miembros del hogar no influyen en la asignación del monto. Este es un financiamiento diferenciado, que otorgan los consejos de administración municipales, a partir del análisis de los expedientes de cada caso.

Algunas de las proyecciones en este sentido para la agenda 2030, señalan hacia la inclusión en los planes estatales de un presupuesto para la construcción de viviendas bajo este concepto.

A lo largo y ancho del país, es posible conocer los testimonios de quienes hoy se sienten agradecidas por el apoyo incondicional de su Gobierno, porque de otra manera no hubiera sido posible para ellas la adquisición de un hogar con las condiciones necesarias para criar a sus hijos.

Sin embargo, aunque deben reconocerse los avances del trabajo desarrollado para la protección de quienes disfrutan de la maternidad con tres hijos o más, todavía hay aspectos en los que se debe trabajar con mayor profundidad.

Es por ello que, en los chequeos sistemáticos al tema, Díaz-Canel ha insistido en la celeridad conque se deben tramitar estos casos, y en el seguimiento que debe llevarse de los mismos hasta la terminación de la obra, pues los análisis efectuados han demostrado lentitud en la ejecución del financiamiento.

No obstante, durante el pasado calendario esta política permitió beneficiar a 620 madres de los municipios seleccionados. A 350 se les construyeron nuevas viviendas, a 41 se les favoreció con ampliaciones, y a 142 con rehabilitaciones. Veinte recibieron conservaciones mayores y menores y otras 67 fueron beneficiadas con viviendas del plan estatal.

Sin duda, es esta una manera de ofrecer seguridad y confianza, no solo a quienes ya cuentan con tres o más pequeños, sino a aquellos cubanos y cubanas que se encuentran inmersos en el sueño de ser progenitores.

¿POR QUÉ NECESITA CUBA ESTIMULAR LA NATALIDAD?

Tener control del comportamiento de sus indicadores demográficos a corto, mediano y largo plazo, es un aspecto vital para que un país pueda planificar su agenda de desarrollo. Cuba no es la excepción.

No es un secreto para nadie que el envejecimiento poblacional es un aspecto al que se le brinda especial atención y que, aunque constituye expresión de la elevada esperanza de vida del pueblo cubano, debe tener una respuesta en la natalidad. Sin embargo, no ha sucedido así.

De acuerdo con el Anuario Estadístico de Salud, «en 2019 el número de nacimientos disminuyó en 6 617 con respecto a 2018, el nivel de reproducción de la población es bajo, la tasa de natalidad es de 9,8 nacidos vivos por 1 000 habitantes, disminuye en un 5,8 % respecto al año anterior. La tasa de fecundidad general es de 42,5 nacidos vivos por cada mil mujeres de 15 a 49 años. Disminuyen las tasas de fecundidad para cada grupo de edad de la mujer en periodo fértil, a excepción de la tasa del grupo de 45 a 49 años».

Un análisis de las cifras del primer trimestre de 2020, permiten tener mayor claridad de este fenómeno. En ese periodo de tiempo, se produjeron 23 666 nacimientos, pero las defunciones alcanzaron una cifra de 27 269, lo que demuestra un decrecimiento natural de la población cubana, una tendencia que debe mantenerse durante todo este año.

De igual manera, el 20,8 % de las personas en la Mayor de las Antillas tiene 60 años o más, y la previsión es que, al cierre del presente calendario, ese número se incremente hasta 21,2.

Un vistazo a estas cifras deja clara la necesidad de promover estrategias gubernamentales cada vez más efectivas, que permitan elevar la natalidad. De ahí que también se lleve a cabo en el país un seguimiento perenne a la situación de las parejas infértiles, cuyo universo es de más de 138 000, y su atención va desde consultas municipales hasta centros de alta tecnología. Esa atención permitió el logro de 11 678 embarazos en el citado periodo.

Así lo informó en el mes de abril, durante un chequeo a la dinámica poblacional encabezado por el Presidente de la República, el miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo.

A esos esfuerzos debe sumarse la atención priorizada que brinda el Programa Materno Infantil a las gestantes con embarazos múltiples, cuya salud y la de sus bebés son supervisadas hasta el último momento en el vientre materno.

A pesar de todo ello, existe una problemática latente, por lo que el Jefe de Estado cubano ha llamado al trabajo intenso y con inteligencia para atender un asunto que puede considerarse vital, por su impacto en el presente y futuro del país.

LA REALIDAD INNEGABLE

Son muchas las garantías de las que gozan las madres cubanas. Sin embargo, disímiles aspectos de índole personal, económica y social, influyen en la decisión de traer al mundo un nuevo ser. En la medida en que se dé una respuesta más efectiva a aquellos que se enmarcan en el ámbito social, crecerán también quienes no solo apuesten por uno, sino por más hijos.

Recientemente se dio a conocer que el país estudia una veintena de medidas para estimular la natalidad, pero el tener una vivienda confortable será siempre un imperativo capaz de inclinar esa balanza al lado de la multiplicidad familiar y, al mismo tiempo, otra expresión de la voluntad política de un gobierno que no ceja en el empeño de elevar la calidad de vida de su pueblo.

Fuentes:

Sitio oficial del Ministerio de la Construcción

Sitio web de la Presidencia de Cuba

Anuario demográfico de Cuba, de la Oficina Nacional de Estadística e Información

Anuario estadístico de salud 2019, del Ministerio de Salud Pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *