A 125 años del Cruce de la Trocha Júcaro-Morón por el Generalísimo Máximo Gómez Báez

Cruce de la Trocha Júcaro-Morón por el Generalísimo Máximo Gómez Báez

Audio: Raúl López Alvarado
Se cumplen 125 años de la hazaña del Generalísimo Máximo Gómez Báez, quien logró derrumbar el estratégico Cruce de la Trocha Júcaro-Morón al finalizar octubre de 1895, un hecho relevante en la guerra iniciada en Baraguá, hoy provincia de Santiago de Cuba, en la invasión de Oriente a Occidente.

La Invasión mambisa desde Mangos de Baraguá cumplió 125 años
La Invasión mambisa desde Mangos de Baraguá cumplió 125 años

Trocha Júcaro-Morón

Estrategia militar adoptada por el alto mando del gobierno español, debido a la creciente actividad de los mambises y el conocimiento de los planes de invasión a Occidente.

Perseguía fines concretos: aislar la lucha independentista en los departamentos orientales, desgastar y privar a los mambises de ayuda en abastecimiento, armas y pertrechos, y evitar que la guerra afectara sus bases de sustentación y las posiciones de hacendados, terratenientes y comerciantes de occidente.

La idea concebida por el General español Blas Villate de la Hera, Conde de Balmaceda, quien propuso al ministro de Ultramar de la Corona Española su construcción.

Se encuentra ubicado desde el puerto de Júcaro, en la costa sur hasta el poblado de Morón, en la costa norte del territorio.

El ejemplo más notable lo constituye la Trocha de Júcaro a Morón, no sólo para Cuba sino para América Latina. España adopta este proyecto debido a la creciente actividad de los mambises y el conocimiento de los planes de invasión a Occidente.

Pese a todos los recursos invertidos por la Corona Española en sus quiméricos sueños de hacer inexpugnable la trocha, en la guerra del 68 y 95, esta no pudo detener el empuje de las gloriosas fuerzas insurrectas.

Oficiales del Ejército Libertador de tierra avileña entre ellos el coronel Simón Reyes Hernández, más conocido por el Águila de la Trocha por las veces que cruzó la línea militar, así como otros, entre ellos el coronel Nicolás Hernández Moreno y el brigadier José Gómez Cardoso quienes también escribieron páginas de heroísmo cruzando tropas y fuerzas mambisas para ambos lados de la línea militar, contando entre sus jefes a Máximo Gómez quién la cruzó en muchas ocasiones, y al general Antonio Maceo.

Nada pudo detener el empuje de las fuerzas mambisas y cuando los cubanos tenían prácticamente la guerra ganada a España la intervención norteamericana frustró nuestra independencia, la que alcanzó nuestro pueblo definitivamente un 1ro de enero victorioso.

A fines de Marzo de 1871, a tres años del Grito de Yara, el general Blas Villate de la Hera, conde de Valmaseda, propuso al Ministerio de Ultramar de la Corona Española, la construcción de una trocha fortificada desde el puerto de Júcaro, en la costa sur hasta el poblado de Morón en la costa norte del territorio.

Esta línea militar perseguía fines concretos: aislar la lucha independentista en los departamentos orientales, desgastar y privar a los mambises de ayuda en abastecimiento, armas y pertrechos, y evitar que la guerra afectara sus bases de sustentación y las posiciones de hacendados, terratenientes y comerciantes de occidente

La propuesta de Valmaseda fue aprobada comenzando la construcción de la Trocha la cual en su inicio contó con 17 fuertes y ya en 1874 contaba con 17 fuertes y 16 fortines teniendo a su custodia más de 5000 hombres los cuales contaba con un moderno armamento de infantería y 10 piezas de artillería las cuales se podían mover a lo largo de la trocha por un ferrocarril de vía estrecha lo que permitía también mover con rapidez la tropa de un lugar para otro.

Cruce de la Trocha Júcaro-Morón por el Generalísimo Máximo Gómez Báez
Cruce de la Trocha Júcaro-Morón por el Generalísimo Máximo Gómez Báez

Acciones

La “infranqueable” Trocha de Júcaro a Morón fue cruzada en más de una ocasión por grupos armados y mensajeros del Ejército Mambí que se movían entre Las Villas y Oriente. El primero en cruzar la Trocha hacia Las Villas con una columna invasora de 1164 hombres, fue el general Máximo Gómez, el 6 de octubre de 1875, el cual tuvo 6 bajas de infantería y fue herido levemente en la garganta.

Entre las acciones libradas en la Trocha por su importancia podemos señalar la toma de Ciego de Ávila por Máximo Gómez, el 26 de mayo de 1876, la cual duró más de dos horas, obteniendo las tropas mambisas víveres, ropas y armas.

De igual forma el 20 de julio de 1876, el general Manuel Suárez Delgado atacó y tomó Morón por varias horas llevándose avituallamiento y armas para su tropa. Durante la Guerra de los Diez Años, Máximo Gómez cruzó la Trocha varias veces para el Occidente y Oriente, así como otros oficiales del Ejército Mambí entre ellos José Gómez Cardoso, Manuel Suárez Delgado, Nicolás Hernández Moreno, Simón Reyes Hernández y Cecilio González Plana.

El Generalísimo Máximo Gómez Báez llegó enfermo a Santiago de Cuba y de aquí partió hacia la eternidad.
El Generalísimo Máximo Gómez Báez
llegó enfermo a Santiago de Cuba y de aquí partió hacia la eternidad.

El 30 de octubre de 1895. Máximo Gómez cruza la Trocha con el objetivo de organizar la insurrección en las Villas y operar al oeste de la Trocha para apoyar el paso de la columna invasora del general Antonio Maceo.

El día 29 de noviembre, del mismo año, con el apoyo del coronel Simón Reyes Hernández El Águila de la Trocha, por un lugar llamado Santo Tomás, al norte de Ciego de Ávila, Maceo cruzó la línea militar española, reuniéndose con Máximo Gómez en un lugar llamado Lázaro López donde ambos jefes militares trazaron la estrategia de la invasión, la cual constituyó una victoria de las armas cubanas, y la hazaña militar más relevante de la época.

El arsenal de guerra lo componían 26 cañones de diversos calibres con parque suficiente y una dotación entre doce y quince mil soldados con armamentos modernos de infantería que protegían y operaban a lo largo de la Trocha y que se podían mover con rapidez por esta a través de una línea de ferrocarril de vía estrecha.

El 22 de diciembre de 1896, el coronel Simón Reyes, dinamitó y descarriló la locomotora “La Cuenca” a dos Km. De Júcaro. Esta se movía transportando tropas españolas, en el momento en que fue dinamitada y atacada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.