Cuba muestra nuevas pruebas sobre el intento de golpe blando

Poetisa santiaguera, Teresa Melo, deja clara su postura ante los sucesos de San Isidro.
La verdad de San Isidro
Vano intento de golpe blando contra Cuba

Video y fotos
Los hechos de las últimas jornadas buscan desembocar en un llamado golpe blando en Cuba, que no es más que el cambio de régimen mediante métodos inicialmente pacíficos, pero que progresivamente se combinan con acciones violentas y de desestabilización social.

Un guión dibujado y marcado por el gobierno de los Estados Unidos; incitado y financiado, con propósitos muy definidos.

Cuando salió del Ministerio de Cultura, le ordenaron promover un estallido

Por: Leidys María Labrador Herrera
De acuerdo con un material publicado este jueves en el noticiero estelar de la Televisión Cubana, las investigaciones demostraron que en esa manifestación pacífica participaron ciudadanos con implicación en actos vandálicos contra tiendas en MLC en la Isla

Poetisa santiaguera, Teresa Melo, deja clara su postura ante los sucesos de San Isidro.
Poetisa santiaguera, Teresa Melo, deja clara su postura ante los sucesos de San Isidro.

«Los jóvenes, bajo la bandera de la “no violencia”, y empleando logotipos y tácticas de marketing, que atraen a la juventud, deben fomentar pequeños disturbios en la calle, para crear un ámbito permanente de inestabilidad y caos.

Luego, atrayendo la atención de los medios internacionales, y guiados por las agencias de Washington, persiguen provocar la represión de las fuerzas de seguridad, a través de actos violentos o ilegales, imagen que seguidamente es proyectada a través de la prensa como una violación de los derechos humanos, y utilizada para justificar cualquier acción contra el gobierno».

Así se manifiestan los llamados «golpes suaves». Sus esencias, descritas en el artículo Golpe suave: estrategia de ee. uu. para cambiar sistemas, publicado por este propio medio el pasado 1ro. de diciembre, forman parte del guion de lo ocurrido en San Isidro, y de los pasos que siguieron algunos de los que fueron al Ministerio de Cultura (Mincult).

Mientras los integrantes de la agrupación de la barriada habanera utilizaron el desacato y asumieron una postura de fuerza para que se cumplieran sus exigencias, los que llegaron hasta el Mincult protagonizaban una manifestación pacífica, que sumó, sobre todo, a intelectuales y artistas, pero que fue contaminada de forma deliberada por quienes, previamente instruidos, plantearon diversidad de inquietudes e ideas y demandas.

No obstante, aunque se produjo el encuentro con autoridades ministeriales y de las organizaciones que aglutinan en Cuba a intelectuales y artistas; aunque hubo un grupo de acuerdos emanados del mismo, acto seguido se inició en las redes sociales y en las páginas de reconocidos medios anticubanos, la generación de contenidos asociados al tema, destinados a desacreditar la validez del encuentro, para promover así sentimientos de descontento, frustración, polarización de los implicados y, claro, incitación a la violencia, como describen los manuales de la cia.

De acuerdo con un material publicado este jueves en el noticiero estelar de la Televisión Cubana, las investigaciones demostraron que en esa manifestación pacífica participaron ciudadanos con implicación en actos vandálicos contra tiendas en MLC en la Isla.

Así lo demostró el testimonio de Abdel Antonio Cárdenas, quien aseguró que cuando los jóvenes ya se retiraban del Mincult, recibió una llamada para promover un estallido consistente en «romper la tienda de 11 y 4, hacerla trizas, quemar a un policía, hacer algo atroz».

Sin duda, las plataformas digitales han devenido pilar indispensable para quienes, desde el exterior, articulan este tipo de acciones. Grupos de Whatsapp, canales de Telegram o perfiles de Facebook, se convierten en la vía de contacto para la convocatoria, aunque sus promotores muchas veces ocultan sus identidades.

En todos los casos, como también se explicitó en el material televisivo, los planes conciben una previsible reacción de las fuerzas del orden, el respaldo popular a los implicados, así como la amplificación mediática de los incidentes.

Un marcado oportunismo aprovecha la compleja situación económica del país, en momentos coyunturales de enfrentamiento a la pandemia de la covid-19, para que la proliferación de este tipo de acciones pueda generar eventualmente un estallido social de mayores dimensiones.

Presidente de Cuba: «Quienes diseñaron la farsa de San Isidro se equivocaron de país, de historia y de cuerpos armados»
Presidente de Cuba: «Quienes diseñaron la farsa de San Isidro se equivocaron de país, de historia y de cuerpos armados»

¿Objetivo?, pues el de siempre, derrocar a la Revolución Cubana, y echar por tierra con ella la justeza y dignidad con que hemos sabido construir nuestra sociedad. Pero no lo lograrán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.