Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas
Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas
Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

La Universidad Central Marta Abreu de Las Villas entregó este viernes en ceremonia solemne los títulos de Doctor en Ciencias a más de una treintena de profesionales, entre ellos al Primer Secretario del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Según explicó Osana Molerio Pérez, rectora de la casa de altos estudios, en el último periodo se graduaron allí más de 50 doctores en ciencias específicas. Ni siquiera la adversidad provocada por la COVID-19 pudo arrebatarnos esa dicha, dijo, y ante las complejidades de diferente índole se ha impuesto el avance impetuoso de la ciencia que se resiste a detener su ritmo en la UCLV.

Ciencia e innovación tienen que significar crecimiento económico y desarrollo social
Ciencia e innovación tienen que significar crecimiento económico y desarrollo social
Efectuada defensa de la tesis al grado de Doctor en Ciencias del Presidente de la República. La investigación trata sobre la gestión del gobierno basado en ciencia e innovación para el desarrollo sostenible de Cuba

Al intervenir en el acto de entrega, la rectora aseveró que «a tono con la multidisciplinariedad que nos caracteriza, cada año comprobamos la diversidad de saberes que progresan a través de los 19 programas de formación doctoral con que cuenta nuestra Universidad».

Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas
Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

De estos, agregó, cuatro están certificados, ocho ostentan la condición de excelencia entregada por la Junta de Acreditación Nacional de la República de Cuba, y cuatro han obtenido el Premio a la Calidad que otorga la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado.

En esta oportunidad, la Universidad de Las Villas logró graduar doctores en ciencias de la Educación, Naturales y Exactas, Técnicas, Económicas, Agropecuarias y Humanísticas. De los nuevos doctores, precisó Molerio Pérez, 23 son mujeres, 10 pertenecen al sector empresarial y cinco proceden de diversas nacionalidades.

La UCLV, afirmó, como institución innovadora y desarrolladora continúa en su empeño de incrementar el potencial científico del país, para lo cual actualmente cuenta con 323 doctorandos, que en su mayoría concluirán su formación en los próximos tres años.

Foto: Alejandro Azcuy Domínguez

En nombre de los egresados, el Presidente de la República — que el 23 de marzo pasado discutió su tesis: «Sistema de Gestión de Gobierno basado en Ciencia e Innovación para el desarrollo sostenible en Cuba»— agradeció a la Universidad por el emotivo, culto y trascendente acto, que quedará en la memoria de cada uno de nosotros.

El mandatario reconoció el papel jugado por el Ministerio de Educación Superior, que sabiamente en tiempos de pandemia fue capaz de reordenar los procedimientos para facilitar que no se detuviera la investigación científica y la innovación cuando tanto lo necesita el país.

Lo ha hecho, afirmó Díaz-Canel, con el mérito de no perder exigencia, ni rigor en los actos de defensa de cada una de las tesis de doctorado.

El Jefe de Estado, graduado por la Universidad Central en el año 1982, resaltó el valor humano de sus compañeros que recibieron el título de doctorado, el compromiso revolucionario y la participación en el empeño de promover investigaciones que aporten al desarrollo económico y social para llegar a la anhelada prosperidad.

Cuando se observa la diversidad de saberes en los cuales se han desarrollado esas investigaciones, afirmó, no cabe duda de que la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas lidera un robusto programa de doctorado y es uno de los centros de educación que está a la vanguardia en Cuba en relación con la ciencia y la innovación.

Se patentiza, agregó, el papel de esta Universidad en nuestro país, y fundamentalmente en el desarrollo integral de la provincia de Villa Clara.

Díaz-Canel no pasó por alto el rol indiscutible de los tutores, las personas que nos han orientado y en muchos casos nos hicieron ver la luz del camino para ordenar las ideas; tutores que nos convencieron cuando parecía que había cosas que no eran posibles.

También hubo en su voz palabras de elogios para las familias, los amigos, las personas más cercanas, que han tenido enorme paciencia en estos años de intenso trabajo, nos han apoyado en todo, han fertilizado las ideas y han sido inspiración para cada uno de nosotros.

El ejercicio del doctorado, afirmó Díaz-Canel, ha sido un proceso de crecimiento para todos, como revolucionarios y como profesionales. Tenemos el honor y la satisfacción de contribuir, aunque sea con un granito de arena, a ese esfuerzo que hace y necesita multiplicar el país para desde la investigación científica y con innovación aportar a la solución de los problemas más acuciantes de Cuba.

La entrega de los títulos a unos 35 profesionales — otros no pudieron estar por la situación epidemiológica — se realizó en el insigne teatro de la Universidad y correspondió al ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Loidi, dar los anhelados certificados. Fueron el Conjunto de Música Antigua Ars Nova y el Trío Trovarroco, de lo mejor del arte villaclareño, los encargados de otorgar el halo de prestancia que distinguió el momento que en la mañana de este viernes vivió la UCLV.

Como no puede haber tiempo echado a la basura en tiempos tan decisivos para la nación, el Presidente Díaz-Canel aprovechó sus pocas horas en la Marta Abreu y antes de recibir su Título de Doctor, se reunió con el equipo que desarrolla allí un receptor de televisión digital terrestre basado en un ordenador de bolsillo y la plataforma de software asociada. Ahora es una maqueta funcional, que a final de año tendrá un prototipo que será validado en una muestra de 100 usuarios.

Cuántas cosas podemos hacer en Cuba, dijo admirado el Presidente, convencido de que se puede hacer mucho más para lograr soberanía.

Autor: Leticia Martínez Hernández | internet@granma.cu

Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título  Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas
Recibió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, título Doctor en Ciencias en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas

Nuestro desarrollo exige la creación y movilización de capacidades de ciencia, tecnología e innovación

Menciona la urgencia de prácticas científicas y tecnológicas afines al desarrollo sostenible e inclusivo, de conceptualizaciones que al respecto han surgido, entre ellas la de Ciencia de la Sostenibilidad, y asegura que «las prácticas científico-tecnológicas desplegadas (por Cuba) en el combate contra la covid-19 han posibilitado ofrecer alternativas (…) que permiten enfrentar un desafío global de primera magnitud a la vida humana».

Ciencia, tecnología y valores, todos juntos, ofrecen a Cuba la posibilidad de enfrentar contingencias nuevas y viejas, enfatiza Miguel Díaz-Canel Bermúdez. «Estos valores siempre están presentes, pero en condiciones como las que impone la COVID-19 se expresan con especial intensidad».

El Jefe de Estado subraya que, en el contexto de cerco económico y financiero en el que nuestro país enfrenta el coronavirus, las limitaciones de recursos y la ambición tecnológica se combinaron para dar lugar a «una “heurística de innovación” que ha aportado un conjunto importantísimo de innovaciones de productos, equipos, procedimientos y protocolos de atención a los pacientes».

A su vez, esas innovaciones han permitido prevenir el contagio, el paso a la gravedad de los pacientes más vulnerables, el tratamiento de la enfermedad moderada, el de la severa, y la recuperación de las personas curadas, procurando reducir posibles secuelas.

Asevera que la Ciencia de la Sostenibilidad se beneficia de la cooperación transdisciplinaria y la articulación intersectorial, y ejemplifica que, para enfrentar a la pandemia, se crearon grupos y subgrupos de ciencia coordinados por direcciones de la Salud Pública y de las Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas de Cuba, e integrados por diversas instituciones.

«Ese tipo de trabajo anticipatorio, colectivo, intersectorial y transdisciplinario, centrado en la innovación orientada a preservar la salud humana, puede considerarse un signo propio de Ciencia de la Sostenibilidad», sugiere el Presidente. «Un rasgo que se ha atribuido a la Ciencia de la Sostenibilidad es que ella es capaz de operar en la interfaz ciencia-política. Se trata de un complejo escenario donde tiene lugar el intercambio entre científicos, los decisores y el público involucrado».  

Una gestión de gobierno soportada en la ciencia y en la innovación contribuye al desarrollo sostenible

Llegada de lotes del candidato vacunal ABDALA a Encomed Santiago de Cuba. Imagen: Santiago Romero Chang
Llegada de lotes del candidato vacunal ABDALA a Encomed Santiago de Cuba.
Imagen: Santiago Romero Chang

LOS APORTES Y EL MÉTODO

«La comunidad científica se involucró en un diálogo directo y constructivo con los más altos representantes del Gobierno cubano, y en ese diálogo se construyen las principales decisiones tecnológicas y sociales».

Acerca de la novedad de los aportes de la industria biofarmacéutica de Cuba, para combatir la covid-19, «es variable», refiere Díaz-Canel. «Entre los más novedosos están cuatro candidatos vacunales».

A la vez –dice–, se han logrado producir en el país instrumentos imprescindibles para enfrentar la pandemia, equipos de ventilación deficitarios en el mercado, en un contexto de amplia demanda mundial, y que han permitido un significativo ahorro económico por sustitución de importaciones, esfuerzo en el que han colaborado el sector privado y el público.

«Es un buen ejemplo de esfuerzo para crear capacidad tecnológica autónoma opuesta a la dependencia tecnológica; muestra de que es posible creer en la capacidad propia de generar nacionalmente y reducir las importaciones, objetivo del mayor interés para la política gubernamental cubana».

A juicio del mandatario, la innovación permite aprovechar oportunidades, afrontar amenazas, disminuir la dependencia respecto de algo o alguien, sustituir importaciones, materias primas, generar un producto exportable o un nuevo mercado.

Avanzan ensayos clínicos en Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo
Avanzan ensayos clínicos en Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo

La ciencia cubana no se detiene, afirma Díaz-Canel

Los espacios de la innovación no se limitan a las empresas, afirma. «Se puede y se debe innovar en la administración pública, en las comunidades, en las escuelas, entre otros espacios».

Las empresas –sostiene Díaz-Canel– son actores decisivos en los sistemas de innovación, «pero el rol del Estado y el valor de la política deben considerarse un elemento clave para promover actores fortalecidos, interacciones vigorosas y sistemas regulatorios que permitan generar dinámicas innovativas relevantes. Y lo que es más importante: ponerlas al servicio del desarrollo sostenible e inclusivo».

Plantea, igualmente, la necesidad de desarrollar capacidad tecnológica autónoma, y producir, en el país, todo lo que sea razonable y posible; «sustituir importaciones y generar exportaciones, supone capacidad tecnológica e innovadora».  

Deja claro, también, que la formación y superación de cuadros de la administración pública deben de incorporar conocimientos sobre política y gestión de innovación, a la vez que se perfecciona la formación en gestión de la innovación en los cuadros del sector empresarial.

Advierte que el aprovechamiento de las capacidades de ciencia, tecnología e innovación no se da de manera espontánea, que lograrlo exige superar estilos y pensamiento arcaicos, generar interacciones, sinergias, y disponer de regulaciones que apoyen los esfuerzos en favor de la innovación.

«No se trata solo de hacer más y buena ciencia, sino de orientarla, conducirla socialmente del modo que sea más conveniente a los intereses de la nación», concluye, en su artículo, el Presidente de la República.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.