Aniversario 60 del Ministerio del Interior

Oportuna gestión de los combatientes de la Policia Revolucionaria ante el covid-19
Oficinas del MININT restablecen servicios
Oficinas del MININT restablecen servicios

En el contexto de las duras batallas que libraba el pueblo cubano junto a su Gobierno, en defensa de la joven Revolución, se creó el Ministerio del Interior (Minint), el 6 de junio de 1961, con la firma de la Ley No. 940.

Oficinas del MININT restablecen algunos servicios

Herederos de la inteligencia mambisa, y de los que, desde la lucha insurreccional en las montañas y en el llano, enfrentaron los intentos de penetración de la CIA y de los órganos de inteligencia de la dictadura de Fulgencio Batista, se fraguaron en una sola fuerza el Servicio de Inteligencia Rebelde (SIR), el Departamento de Inteligencia del Ejército Rebelde (DIER) y la Policía Rebelde, los cuales, con la participación activa y consciente del pueblo, asestaron los primeros golpes al enemigo durante aquellos años extraordinarios en que la nación se levantaba para hacer realidad los sueños de José Martí.

Desde el primer día, el Minint tuvo que hacer frente a la política agresiva de Estados Unidos en su guerra no declarada contra Cuba, sin más recursos que los aprendidos en la lucha clandestina, con la audacia y el valor a toda prueba de sus hombres y mujeres, y el apoyo incondicional del pueblo.

Se restablecen los servicios en las oficinas de trámites del MININT

El enemigo no daba tregua y, contra su acechanza, hubo que actuar, muchas veces a cara descubierta y pecho desnudo, pero otras desde la penetración anónima, en complejas y riesgosas misiones para sus ejecutantes, cabales soldados que hicieron fracasar miles de planes de ataques a la Revolución, al pueblo y a sus líderes, entre los cuales se cuentan los más de 630 intentos de atentados dirigidos al Comandante en Jefe Fidel Castro.

La Patria honra, con el mismo orgullo, a los jóvenes integrantes del batallón de la Policía Nacional Revolucionaria, heroico en Playa Girón; a los hombres y mujeres sin rostro que murieron y soportaron cruentas torturas sin revelar su verdadera identidad; a los combatientes internacionalistas que derramaron su sangre por la libertad de otros pueblos; a los policías caídos en servicio; a los custodios de nuestras embajadas, víctimas del terrorismo de Estado; a los que hoy, en silencio, dan batalla en las entrañas del enemigo.

Durante los dos últimos años, en intensas y prolongadas jornadas junto a nuestro pueblo, en medio del recrudecimiento del bloqueo y la hostilidad del Gobierno de EE. UU., las fuerzas del Minint contribuyen a hacer efectivas las medidas del Gobierno para contener y prevenir la COVID-19; sin descuidar una sola de las tareas cotidianas en la salvaguarda de la tranquilidad ciudadana, en la garantía del orden interior, y en la invulnerabilidad de nuestras fronteras nacionales.

Pocas instituciones similares en el mundo recaban la admiración y el cariño de la mayoría del pueblo al que resguardan. Tal sentimiento es resultado de la altura moral, la estirpe revolucionaria, la ética y la probidad sostenida ejemplarmente por sus integrantes, a lo largo de las seis décadas en que han sido escudo del país.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/wtYopqMLeIE" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Autor: Raúl Antonio Capote | internacionales@granma.cu

Ministerio del interior en defensa de la seguridad del pueblo.
Ministerio del interior en defensa de la seguridad del pueblo.

Fue creado mediante la Ley No. 940 del 6 de junio de 1961, sustituyendo y ampliando al hasta entonces Ministerio de Gobernación, heredado por la Revolución cubana, de gobiernos de la anterior República. Los órganos y estructuras que forman parte del MININT cumplen funciones de seguridad ciudadana, y de establecimiento del orden interior.

Según lo dispuesto en la Ley 940 del Consejo de Ministros se adscribieron al Ministerio del Interior, como Direcciones Generales, el Departamento de Información (G-2), que pasaría a denominarse Departamento de Seguridad del Estado, la Policía Nacional Revolucionaria y la Policía Marítima, que hasta ese momento formaban parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Igualmente mediante esta ley se extiguía la Dirección de Investigaciones Judiciales del Ministerio de Justicia, cuyas funciones se transfirieron al MININT.

Desde la Sierra Maestra comenzaron a organizarse los futuros pilares de la defensa de la Revolución: las Fuerzas Armadas Revolucionarias, derivadas del propio Ejército Rebelde; la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado, con antecedentes en el Servicio de Inteligencia Rebelde (SIR); el Departamento de Inteligencia del Ejército Rebelde (DIER), y la Policía Rebelde.

Ya desde la etapa de la lucha insurreccional, varios intentos de penetración de la Agencia Central de Inteligencia, (CIA), y de los órganos de inteligencia del régimen batistiano, y planes concertados de una y otros para asesinar en primer lugar a Fidel, fueron impedidos por aquel escudo protector, sostenido firmemente desde el principio con el apoyo y la colaboración del pueblo.

Sin más academia de artes conspirativas que la de su propia lucha, y sobre todo con las armas invaluables de su audacia y determinación de dar hasta la vida, si fuese preciso, en el cumplimiento de cada misión, aquellos hombres y mujeres integraron los órganos iniciales, con la similar disposición de quienes formaron parte de la Inteligencia Mambisa, antes, durante y después de la Guerra de los Diez Años, y también en la Guerra Necesaria organizada por José Martí.

Ese fue un antecedente histórico ejemplar para quienes luego del triunfo de enero de 1959 constituirían el Ministerio del Interior, y otro, más cercano en el tiempo, fue el trabajo desarrollado como parte de la acción revolucionaria por integrantes no menos audaces de las organizaciones que lideraron la lucha contra Batista: el Movimiento 26 de Julio, el Directorio Estudiantil Revolucionario y el Partido Socialista Popular.

Sobre los restos de los derrotados y odiados Cuerpos represivos de la tiranía, en muchos casos en los mismos inmuebles que fueron sus sedes y utilizando el papel timbrado que habían dejado en las oficinas sus burócratas, comenzaron a funcionar desde el momento mismo de la victoria rebelde los órganos de Seguridad y Orden Interior del pueblo.

En uno de aquellos papeles, el comandante Camilo Cienfuegos, en Enero de 1959 escribió para la historia la orden del Comandante en Jefe Fidel Castro de cambiar el nombre al Servicio de Inteligencia Militar (SIM) provisionalmente por el de Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde.

Pero aquella etapa inicial fue fugaz. Pese a que el enemigo no daba tiempo ni tregua y el trabajo en todos los frentes era inmenso, en breve se decretó y ejecutó la disolución definitiva del andamiaje de tortura y muerte armado con el asesoramiento y la participación directa de la CIA, el FBI y la embajada yanqui en La Habana durante el batistato, y fueron constituidos bajo principios y conceptos radicalmente diferentes la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado, entre otros órganos que a partir del 6 de junio de 1961 integrarían el Ministerio del Interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.