Tributo a Carlos Manuel de Céspedes a 154 octubres del grito de independencia

Tributo a Carlos Manuel de Céspedes a 153 octubre del grito de independencia
Tributo a Carlos Manuel de Céspedes a 153 octubre del grito de independencia
Tributo a Carlos Manuel de Céspedes a 153 octubre del grito de independencia

Tributo a Carlos Manuel de Céspedes- Un homenaje a Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, en ocasión del aniversario 154 del inicio de las gestas independentistas en el país, este 10 de octubre, muy especial en el contexto de condiciones económicas especiales y una mayor presión desde Estados Unidos contra Cuba

Hoy se efectúan actos en diferentes plazas cubanas, siempre en torno a la figura de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria. Allí, donde llegan de todas partes varias ofrendas florales.

A Carlos Manuel de Céspedes en el aniverario 153 del Grito en Demajagua

Céspedes nos convoca a la lucha después de 153 años

El destacado investigador e historiador cubano, René González Barrios, resaltó las cualidades de Céspedes por las cuales se le reconoce como Padre de la Patria e iniciador del proceso revolucionario cubano en Demajagua, y rememoró las valoraciones de José Martí sobre este prócer nacional.

Este 10 de octubre Cuba rinde homenaje a los hechos del 10 de octubre de 1868, en la Finca Demajagua, de la oriental provincia de Granma, donde el prócer Carlos Manuel de Céspedes dio la libertad a sus esclavos, lo cual marcó el inicio de las guerras por la independencia de Cuba.

Feriado del 10 de octubre será disfrutado por trabajadores cubanos el lunes 11

Tributo a Carlos Manuel de Céspedes a 153 octubre del grito de independencia
Tributo a Carlos Manuel de Céspedes a 153 octubre del grito de independencia

Por: Adrián García Garrido

Videoclip «EL MAMBÍ» (Estreno)

«El Mambí»

(De: Luis Casas Romero y letra del poeta Sergio La Villa)

Allá en el año noventa y cinco,
Y por las selvas del Mayarí,
Una mañana dejé el bohío,
Y a la manigua salió un mambí.

Una cubana que era mi encanto,
A quien la noche llorando vio,
Y al otro día con su caballo
Buscó mis huellas y me siguió.

Aquella niña de faz trigueña
Y ojos más negros que la maldad,
Unió sus fuerzas a mi fiereza,
Y dio su vida a la libertad.

Un día triste cayó a mi lado;
Su hermoso pecho sangrando vi,
Y desde entonces fue ardiente,
Cuba adorada mi amor por ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.