A 150 años del fusilamiento en Santiago de Cuba del creador del Himno Nacional

A 150 años del fusilamiento en Santiago de Cuba del creador del Himno Nacional

Foto: Santiago Romero Chang
Perucho Figueredo, creador del Himno Nacional cubano cayó prisionero de los españoles el 12 de agosto de 1870 cuando se encontraba convaleciendo de fiebre tifoidea, en la finca Santa Rosa de Cabaniguao, en Las Tunas. Fue conducido a Santiago de Cuba y fusilado cinco días más tarde, un día como hoy.

Perucho nació en Bayamo, el 18 de febrero de 1818 y fue fusilado en Santiago de Cuba, el 17 de agosto de 1870).

Figueredo fue abogado y militar independentista cubano, autor de la letra y la melodía de La bayamesa, marcha guerrera que devino en el Himno nacional cubano.

Encerrado en su mansión, estudió táctica militar y escribió artículos sobre costumbres cubanas. Su casa se convirtió en centro de reunión de los bayameses. En 1867 se integró a la logia Redención, presidida por Francisco Vicente Aguilera.

El 13 de agosto de 1867 acordaron, junto con Francisco Maceo Osorio, convocar a la constitución del Comité Revolucionario de Bayamo, centro aglutinador de los trabajos conspirativos en la región y en el cual ocupaba el cargo de vocal.

También fue designado para que escribiera la marcha de guerra y pasara en comisión a La Habana a establecer contactos con los partidarios de la insurrección en la capital, se entrevistó con José Morales Lemus, Miguel Aldama y otras figuras importantes de la región.

Su casa de Bayamo fue el centro principal de la conspiración independentista en la región oriental. El 14 de agosto de 1867 se realizó una reunión secreta en la casa de Perucho Figueredo en la que se formó el Comité Revolucionario de Bayamo, el cual integró como vocal. Ese día escribió la letra de la marcha guerrera La bayamesa, que se convertiría en el Himno nacional de Cuba.

El 3 de mayo de 1868 le entregó al músico Manuel Muñoz (1813-1895), director de la orquesta de la Iglesia Mayor, una copia de su composición La bayamesa para que le compusiera la música e hiciera la instrumentación. Al mes siguiente se interpretó en presencia del gobernador de la ciudad, coronel Udaeta, y de otras autoridades españolas durante las celebraciones de la fiesta religiosa del Corpus Christi.

El 4 de agosto de 1868 asistió a San Miguel del Rompe, hacienda de Las Tunas, donde se efectuó la reunión conocida como la Convención de Tirzán, en la cual se debatió sobre la organización y fecha de inicio de la contienda libertadora.

El 1 de septiembre de 1868 participó en la reunión de la hacienda Muñoz para la preparación de la guerra contra España. Integró también, en calidad de vocal, el Comité Revolucionario de Oriente. Ante las divergencias, el 3 de septiembre volvió a reunirse, esta vez en la finca Muñoz también en la región tunera, donde se aprobó aguardar hasta el fin de la zafra 1868-1869 para iniciar la lucha. El 7 de octubre, el capitán general de la Isla ordenó su detención, junto con Carlos Manuel de Céspedes.

Este imprevisto motivó que la fecha de alzamiento, acordada previamente por Carlos Manuel de Céspedes y sus seguidores para el día 14, se adelantara, y el 10 de octubre de 1868 se produjo el alzamiento de La Demajagua, dando inicio a la guerra de independencia contra España.

Al recibir la inesperada noticia del alzamiento de Céspedes, organizó, junto con Maceo Osorio y Donato Mármol, a los conspiradores de Bayamo. El 12 de octubre, después de sucedido el revés de Yara por las fuerzas cubanas, y decidida la toma de la ciudad de Bayamo, recibió un mensaje de Céspedes en el cual le informaba que se dirigía con el general dominicano Luis Marcano rumbo a la zona de Barranca.

En su ingenio Las Mangas, Figueredo se reunió con 32 hombres armados, grupo que denominó La Rusia, y al día siguiente, luego de rechazar las peticiones de paz procedentes de las autoridades españolas, dirigió una proclama al pueblo bayamés en el cual lo llamaba a la incorporación a la lucha.

El 15 de octubre de 1868 se entrevistó con Céspedes en Barranca y junto al general Marcano organizaron la toma de Bayamo. Canducha Figueredo, su hija de 17 años de edad, fue designada como abanderada de la tropa. El 20 de octubre se derrotó la guarnición española de la ciudad y los rebeldes tomaron Bayamo. El pueblo alrededor de la plaza de la Iglesia Mayor le pidió la letra de la marcha guerrera (escrita por él el 14 de agosto de 1867), la cual dio a conocer montado en su caballo.

Al formarse el Gobierno provisional en Bayamo, fue nombrado jefe del Estado Mayor y el 6 de noviembre publicó en el periódico El Cubano Libre un artículo en el cual se calificaba de conspirador privado y público contra el colonialismo español.

El 11 de abril de 1869, en la Asamblea de Guáimaro fue designado subsecretario de la Guerra del Primer Gobierno de la República en Armas, con grado de Mayor General. También se desempeñó como jefe de despacho del presidente Carlos Manuel de Céspedes.

El 18 de diciembre de 1869 renunció a la subsecretaría de la Guerra por estar en desacuerdo con la destitución del general en jefe, mayor general Manuel de Quesada, y aunque Céspedes no la aceptó, realmente se desentendió de sus obligaciones. A mediados del año siguiente Figueredo cayó enfermo de fiebre tifoidea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.