El bloqueo de EE.UU contra Cuba

Verdad de Cuba llega al mundo, apesar del bloqueo en las redes sociales. CMKC, Radio Revolución.

Cortesía para CMKC de Wilkie Delgado*
Nuestro país ha dado a conocer, año por año, el informe actualizado conocido como «La necesidad de que los Estados Unidos cese el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba. Sobre el bloqueo y las acciones terroristas que lo acompañan contra la isla escribió el colaborador de la CMKC, el profesor y periodista Wilkie Delgado

En su afán de destruir a la Revolución Cubana para apoderarse de Cuba, Estados Unidos se ha involucrado en una política contra el mundo, aplicando con prepotencia y torpeza leyes y medidas extraterritoriales que violan flagrantemente instrumentos e instituciones sagradas de la política y el derecho internacional en innumerables esferas.

El propio pueblo norteamericano ha sufrido cuantas cortapisas a sus derechos constitucionales han querido establecer los distintos gobernantes norteamericanos.

Tanta ofensa a la comunidad internacional no ha quedado impune. Sólo resta que el pueblo norteamericano combata también y venza por distintas vías esa política vesánica.

Lo que le ha estado ocurriendo a Estados Unidos con el bloqueo contra Cuba es un verdadero descalabro político y moral. Eso expresan las reiteradas votaciones en las Naciones Unidas, y, por lo tanto, es cuestión de esperar paciente y estoicamente que quienes hoy o mañana manejen los instrumentos genocidas, cobren la cordura y decidan ponerle fin y disculparse y resarcir tanto daño ocasionado a un pueblo.

Han ido perdiendo todo asidero, y Cuba estará allí en la ONU y en todas partes lista para resistir y luchar, y el mundo estará con ella para brindar solidaridad al país agredido y para condenar al agresor, grande y prepotente, que también lo desafía, ofende y agrede con sus leyes y medidas extraterritoriales y sus oídos sordos a sus justos reclamos.

Los resultados de las votaciones en la Asamblea General de la ONU en contra del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, han ido aumentando años tras años. Son parte de la historia de la política imperial genocida norteamericana del bloqueo, los hitos siguientes:

El 15 de enero de 1959 un grupo de congresistas norteamericanos reaccionó con ataques al Gobierno Revolucionario por el enjuiciamiento de los crimi¬nales de guerra. El representante Wayne Hays declaró que debían considerarse sanciones económicas, tales como la rebaja de la cuota azucarera y el embargo comercial.

A finales de Julio de 1959, se publicó las copias fotostáticas de un documento oficial del gobierno norteamericano, con instrucciones para el inicio del bloqueo económico. El 27 de agosto de 1960 la compañía matriz norte¬americana de la Compañía Cubana de Electricidad, canceló un financiamiento por 15 millones de pesos. El 17 de Octubre de 1959, Estados Unidos impide la compra de aeronaves militares por Cuba a Gran Bretaña.

En junio de 1960, surge la negativa de las empresas Texaco, Esso y Shell a refinar el petróleo crudo importado de la URSS, después de haber suspendido el suministro del crudo. En julio de 1960, una proclama del presidente Eisenhower redujo en 700,000 toneladas la cuota azucarera de Cuba en el mercado norteamericano. En Septiembre de 1960, suspenden las operaciones la planta de níquel de Nicaro.

En octubre de 1960, se toman medidas de la prohibición de las exportaciones norteamericanas a Cuba “excepto alimentos, medicinas y equipos médicos”. En el período de diciembre de 1960 a marzo de 1961, se acuerda la supresión total de la cuota azucarera en el mercado norteamericano para 1961.

En febrero de 1962, se produce el embargo total del comercio entre Estados Unidos y Cuba. En marzo de 1962, el Dpto. del Tesoro de USA prohíbe la entrada a ese país, de cualquier producto elaborado, en su totalidad o en parte, con materiales de origen cubano.

En octubre de 1963, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de USA, aprueba una moción de suspensión de ayuda de ese país “A toda nación que no impida que sus buques transporten materiales estratégicos a Cuba”. En mayo de 1964, el Departamento de Comercio restringe los embarques de alimentos y medicinas a Cuba. Así puede seguir el relatorio de otras tantas medidas de agresión económica y de bloqueo, hasta la aprobación en 1992 de la Ley Torricelli y en 1996 de la Ley Helms-Burton.

El 28 de Octubre de 2000 el Presidente de los Estados Unidos, previa aprobación del Congreso, firmó el proyecto de leyes que incluyen enmiendas con nuevas medidas que endurecen el bloqueo. Estas medidas se refieren a las ventas de medicinas y alimentos a Cuba, a la prohibición de las visitas normales de los norteamericanos a Cuba y a la apropiación de fondos ascendentes a más de 161 millones de dólares pertenecientes a empresas y bancos cubanos, que permanecían congelados en Estados Unidos.

El 20 de mayo del 2002, el presidente Bush lanzó su “Iniciativa para una Cuba Nueva”, en que reitera las medidas de bloqueo y otra serie de medidas de carácter injerencista. En el 2004 y el 2006 el presidente Bush ha aprobado y puesto en ejecución las medidas del llamado Plan para la Transición en Cuba, que consiste en nuevas disposiciones y medidas para recrudecer el bloqueo e instrumentar medidas diversas de agresión, que incluye un acápite secreto, que por su índole de peligrosidad debe ser denunciado por la comunidad internacional.

Durante el corto mandato de Barack Obama no se ha hecho nada sustancial para poner fin al bloqueo, y se han continuado aplicando las medidas de sanciones de la llamada Ley de prohibición del comercio con el enemigo como una cuestión de la “sagrada” seguridad nacional, y ha continuado la persecución y sanciones contra empresas con intenciones de comerciar o que han cometido la imprudencia de hacerlo, aún las asentadas en territorios de otros países.

¿Entenderán los gobernantes norteamericanos el sentimiento patriótico del cubano? ¿Entenderán que al inmiscuirse en los asuntos de su país, les ofenden e hieren su dignidad nacional?

Si de definiciones y convicciones se trata, la Patria es la nación propia, con la suma de cosas materiales e inmateriales, pasadas, presen¬tes y futuras que cautivan la amorosa adhesión de los patriotas; conjunto de personas unidas entre sí de corazón y voluntad en una nación, que es la sociedad natural de los hombres, a los que la unidad de territorio de origen, de historia, de lengua y de cultura, inclina a la comunidad de vida y crea la conciencia de un destino común.

¿Entenderán estas definiciones los políticos, gobernantes y congresistas yanquis, cuyo país tiene tantas cosas ajenas y contrarias al de Cuba, aunque son comunes en muchas otras con las del pueblo norteamericano? Con Martí los cubanos han aprendido que “el amor, madre, a la patria, no es el amor ridículo a la tierra, ni a la yerbas que pisan nuestras plantas: es el odio invencible a quien la oprime; es el rencor eterno a quien la ataca. ¿Acaso crees que hay algo mas sublime que la patria?” Para defender la patria antes de existir como nación, surgió la Revolución Cubana bajo la dirección de Céspedes, tuvo su continuación bajo la guía de Martí y alcanzó su triunfo definitivo bajo el liderazgo de Fidel.

Como señalara el Generalísimo Máximo Gómez, líder independentista: “Las Revoluciones ni se asustan ni se exterminan. ¿Cómo matar una idea? Cuba sigue erguida y poderosa solamente por el derecho y la razón que la asisten… La Revolución de Cuba no está sólo en el corazón y la mente de sus hijos, está en sus brisas, en sus palmas, en sus arroyos, en sus cavernas y está en toda la América”. Y cada cubano puede hacer suyos los argumentos que sobre su patria expusiera el escritor italiano Edmundo de Amicis, en su obra Corazón, y los cuales pudieran expresarse de la manera siguiente:

¿Por qué amo a Cuba? Amo a Cuba porque mi madre es cubana; porque la sangre que corre por mis venas es cubana; porque cubana es la tierra donde están sepultados los muertos a quienes llora mi madre y que mi padre venera; porque la ciudad donde he nacido, la lengua que hablo, los libros que forman, mi hermano, mi hermana, mis compañe¬ros, el gran pueblo entre el que vivo y la hermosa naturaleza que me rodea, y todo lo que amo, lo que veo, lo que adoro, lo que admiro, es cubano… Este afecto lo siento como niño, mujer u hombre…Lo siento en la indignación dolorida y altiva, que me hace subir la sangre a la cabeza cuando oigo a algún extranjero injuriar a mi patria.

La sentiré con mayor violencia y orgullo el día en que la amenaza de un pueblo enemigo levante una tempestad de fuego sobre mi patria, y vea agitarse las armas por todas partes.

La Revolución Cubana es la obra más acabada del pueblo cubano a lo largo de sus duras batallas por la felicidad. Y ante las pretensiones de Estados Unidos con sus leyes, bloqueo y agresiones miles, se debe coincidir con Fidel en que: “La Revolución no tiene marcha atrás posible. La Revolución Cubana es indestructible, porque para destruirla habría que destruir a todo el pueblo y un pueblo entero no se puede destruir hoy impunemente. La fuerza .La fuerza del pueblo está en su unión; la fuerza del pueblo está en su mayoría; esa mayoría que decide hoy sus destinos y que decide de acuerdo con sus propios intereses, siguiendo su propio camino.”

Todo esto se debe entender cuando la comunidad internacional apoye con su voto a cuba y los aplausos vuelvan a resonar como expresión de simpatía en el recinto de la ONU.

*El doctor y profesor, Wilkie Delgado Correa, es uno de nuestros primeros y fieles colaboradores de cmkc web. Fisiólogo, especialista de Segundo Grado en Fisiología Normal y Patológica, Profesor Titular y Profesor Consultante, Profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba; Escritor y Periodista. Ha obtenido diversos reconocimientos literarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.