Santiago de Cuba y Matanzas, hoy, en la Serie 60 Nacional de Béisbol

Experimentado Luis Tissert Méndez #27 - de Las Avispas de Santiago de Cuba

Video: José Raúl Castillo Argüelles
Santiago de Cuba.- El equipo de Santiago de Cuba se enfrenta desde hoy en la subserie particular frente a Matanzas, en la continuación de la 60 Serie Nacional de Beisbol.

Santiago de Cuba, Camagüey y Matanzas en la porfía mayor

Video: José Raúl Castillo Argüelles.
Camagüey, Matanzas y Santiago de Cuba comparten el primer lugar,
en la Serie 60 Nacional de Béisbol.

Tras los resultados de este domingo, Camagüey, Matanzas y Santiago de Cuba comparten el primer lugar en la tabla de posiciones, aunque los dos últimos tienen la mayor cantidad de victorias en la lid (21).

A continuación se ubican Cienfuegos (0,5), Granma (1,5), Industriales (2), Sancti Spíritus (2), Pinar del Río (3,5), Villa Clara (5,5), Holguín (6), Mayabeque (7), Las Tunas (8), Ciego de Ávila (9,5), Isla de la Juventud (11), Guantánamo (11) y Artemisa (12,5)

Serie 60 de Béisbol Cubano
Serie 60 de Béisbol Cubano

Esta vez la ofensiva de Cienfuegos no fue suficiente para apoyar a su pitcheo, y tras caer ante Holguín (7×8) descendió del primer lugar de la 60 Serie Nacional de Béisbol, que ahora comparten las escuadras de Santiago de Cuba, Camagüey y Matanzas.

Esto porque los Cocodrilos vencieron dos veces a Guantánamo, Santiago dividió con Mayabeque y los Toros no pudieron jugar a causa de las lluvias en Nueva Gerona.

Los Elefantes, no obstante los bambinazos de Pavel Quesada y Yusniel Ibáñez, se quedaron cortos ante el ataque de los holguineros, quienes aprovecharon sus 12 “cohetes”, los cinco boletos y tres errores que les proporcionó el contrario. La sonrisa monticular correspondió al abridor Yusmel Velázquez.

. ASÍ RELATÓ JIT LA JORNADA DEL SÁBADO 

El campeón Matanzas le ganó dos veces al sotanero Guantánamo.  En el primer turno (9×1) contaron con otra salida positiva de Noelvis Entenza, a quien los orientales solo pudieron pegarle tres jits. El ataque yumurino supo sacar partido a sus 10 imparables e igual número de boletos concedidos por los tiradores contrarios.

Aunque solo pudieron darle cinco imparables a Dairon Mena, los Cocodrilos se impusieron en el duelo de la despedida 4×1. Dariel Góngora también estuvo impecable desde el box y mereció el éxito.

No pasaron de la división de honores las Avispas ante Mayabeque. En el encuentro inicial, el éxito de los indómitos cayó con pizarra de 7×2, con sonrisa monticular para Yoandri Montero y cuadrangular de Santiago Torres.

En el segundo desafío, su abridor Alberto Bicet no pudo contener los bates de los Huracanes y el revés se produjo 2×8. Damián Martínez volvió a tirar un buen juego de pelota y Dennis Laza jonroneó, impulsó cuatro carreras y ya ha traído 41 para el plato en la justa.

También se repartieron un triunfo por bando Industriales y Las Tunas. Los azules ganaron el duelo inicial 13×7, con Pavel Hernández en las serpentinas. El del adiós fue para Los Leñadores 7×5, con victoria para el relevista Yosbel Alarcón.

En este doble programa jonronearon Frank Camilo Morejón, Danel Castro, Yosvani y Yordanis Alarcón, Wilfredo Yasel Aroche, Andrés Quiala y Lisbán Correa, este último dos y ya suma 14.

Pinar del Río tuvo un buen fin de semana en el estadio Cándido González, de Camagüey, al volver a disponer de Sancti Spíritus, esta vez 6×3. Fue ese el primer triunfo en la lid para Branlis Rodríguez y aconteció el vuelacercas número 12 de Yaser Julio González. La frecuencia de bambinazos de este muchacho es impresionante: uno cada 5,3 veces al bate.

Ciego de Ávila y Artemisa solo pudieron jugar un choque y el triunfo correspondió al primero (12×6). Vladimir García alcanzó su cuarta sonrisa y la desaparecieron del parque Yuddiel González y Yorbis Borroto.

cortesía de Mario Martín Martín (www. jit.cu)

¿Qué pasa con el Pitcheo en la actual serie?

Por: Oscar Sánchez Serra
Veintiocho jugadores pasaron a ser plantilla de la 60 Serie Nacional tras la ventana de modificación que abrió el reglamento, una vez cubiertos los 30 primeros juegos. Como se esperaba, 20 son lanzadores, cuatro receptores, tres jugadores de cuadro y un jardinero. Cuatro selecciones: Pinar del Río, Villa Clara, Holguín y Granma no tomaron nuevos ingresos.

Sancti Spíritus y Santiago de Cuba fueron los que más cambiaron, ambos con cuatro. La cuarteta de los Gallos es íntegramente de monticulistas, y la de las Avispas cuenta con dos lanzadores, un enmascarado y un guardabosque. Los de más abolengo que salen son, entre otros, los matanceros Erisbel Arruebarruena, sin acción en la campaña, y el de su principal hombre de la lomita, el zurdo Yoanni Yera; sensible también es la pérdida para Industriales de su antesalista Jorge L. Barcelán, quien en los primeros compases dominó el average ofensivo.

Dos serpentineros, uno tunero y el otro santiaguero, son bajas notables. El Leñador Alberto Pablo Civil ha sido de gran aporte, en su rol de relevista, al salto hacia la élite de los del Balcón del Oriente, en tanto el zurdo de las Avispas, Ulfrido García, no ha podido contribuir al buen inicio de contienda de sus compañeros. Arruebarruena y Yera salen por contratos en la Liga Mexicana del Pacífico.

Se sigue bateando desorbitadamente, con un promedio que oscila entre 299 y 301, con diez de los 16 planteles por encima de 300; y dos de ellos, Cienfuegos y Camagüey, en la parte alta de la tabla de posiciones, más allá de los 340 (344 y 345, respectivamente). Nuestro colega Sigfredo Barros abordó, en su análisis, la alta producción de jonrones, y se preguntaba si había grandes sluggers o el pitcheo está carente de herramientas.

Aunque sea paradójico, hoy no creo que tengamos grandes jonroneros. El campeonato cubano, en 60 ediciones, ha visto generaciones con hombres etiquetados con el poder de los jonroneros. Eran fácilmente inidentificables. Entre otros tuvimos a Miguel Cuevas, Agustín Marquetti, Armando Capiró, Antonio Muñoz; al Tambor mayor, Orestes Kindelán; Romelio Martínez, Pedro José Rodríguez, Lázaro Junco, Julio Germán Fernández, Gabriel Pierre. Más tarde aparecieron Alfredo Despaigne y José D. Abreu. Quien más se parece hoy a esa galería es Lisbán Correa, aunque está aún lejos de esa corte. Por lo pronto, ya tiene cien a su cuenta.

Omar Linares, Luis Giraldo Casanova, Antonio Pacheco y Frederich Cepeda, por citar cuatro «monstruos», fueron tan temidos como aquellos. Omar mandó 404 pelotas para la calle; Pacheco desapareció 284; Cepeda, aún activo, abrió la 60 Serie con 317, y el Señor pelotero hizo volar a 313.

Ellos, y otros de menos rango, han disputado, y alcanzado, el liderazgo de batazos de cuatro esquinas, lo cual, por sus atributos, no es noticia. Tampoco es algo que pase solo en la pelota de casa; ahora, en la final de las Grandes Ligas, un pinareño, de Arroyo de Mantua, Randy Arrozarena, y que jugó con Vegueros dos campañas, acaba de implantar, con Tampa, récord de más jonrones en los play off de ese excelso béisbol, con nueve, sin ser un slugger. En Japón, el villaclareño Leonys Martín, a quien conocimos de primer bate y solo 38 vuelacercas en cinco series nacionales, con 25, es el quinto en bambinazos, sumando las dos ligas.

Del lado monticular, con pelota viva y todo, Lázaro Blanco, Frank Madan, Yoanni Yera, Andy Rodríguez, José Ángel García, Reinier Rivero, Juan Danilo Pérez, José Pablo Cuesta, Freddy Asiel Álvarez y Vladimir García son una muestra –hay más–, de que sí tenemos lanzadores, pues a ellos los bateadores no les llegan a 250.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.