No hay violaciones en enterramientos en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, ciudad de 505 años. Visión artística del centro histórico en conservación y restauración..
Santiago de Cuba, ciudad de 505 años. Visión artística del centro histórico en conservación y restauración..
Santiago de Cuba, ciudad de 505 años. Visión artística del centro histórico en conservación y restauración..

No hay violaciones en enterramientos- Carente de información una minoría, pero la mayoría movida por malas intenciones, no pocas personas se han hecho eco, en las redes sociales, de imágenes correspondientes a enterramientos de fallecidos por COVID-19, en supuestas fosas comunes, abiertas en la localidad de Juan González, a poco más de 20 kilómetros al oeste de Santiago de Cuba.

Mientras algunos medios dependientes publican noticias falsas sobre extravíos de cadáveres, Granma indagó sobre la situación actual que presentan los servicios necrológicos en esta urbe, a propósito del infundado rumor.

En conversación con el ingeniero químico José Gonzalo Borrero Sotomayor, director provincial de Servicios Comunales, se conoció que, ante las limitaciones de espacio que presenta el cementerio patrimonial Santa Ifigenia, se tomó la decisión de trasladar algunos de los cadáveres hasta Juan González, un proceso que ha sido acompañado de medidas organizativas. 

Falleció «El Chiqui», Jorge Jústiz García, jovial editor de Tele Turquino

Explicó que, al ser inaugurada, en 1868, la necrópolis de Santa Ifigenia resulta insuficiente para los índices de mortalidad de una población de más de medio millón de habitantes. Por el lugar donde está enclavada, no tiene posibilidades de extender su superficie, por demás proclive a inundaciones ante intensas lluvias.

Dadas esas condiciones, se decidió sepultar en el cementerio de Juan González a los fallecidos por cualquier causa (no solo por la COVID-19), cuyas familias carecen de bóvedas privadas, o que no fueran incinerados en el crematorio construido en 2012, también necesitado de una reparación capital que obliga a explotarlo con limitaciones.

Según el directivo, el necesario empleo de medios mecánicos para ampliar la capacidad del cementerio, existente hace años en Juan González, pudo generar la impresión de que allí se realizan excavaciones informales, sin embargo, cada operación se ha ejecutado según las normas técnicas planteadas para esta actividad, por el Ministerio de Economía y Planificación.

Establecidas en diciembre de 2007, su Artículo 17 precisa textualmente que, en cada fosa, todo ataúd será cubierto por una capa de tierra de 1,5 metros de espesor al menos, y en caso de ubicarse más de un ataúd, la distancia se medirá desde la parte superior del ataúd más superficial, y la tierra que se utilice no será comprimida ni aplastada.

«Todo esto –aseguró Borrero Sotomayor– se cumple al pie de la letra, y además de contar con el seguimiento de las autoridades de la provincia, se insiste con nuestros trabajadores en que, no obstante las limitaciones materiales conocidas, se trata de un servicio de mucha sensibilidad que exige la mayor atención al pueblo, al cual le aseguramos que ningún cuerpo se ha extraviado».

Agregó que, desde mucho antes de la pandemia, se ha trabajado en la microlocalización, diseño y ejecución de dos nuevos cementerios para la ciudad de Santiago de Cuba, de los cuales el más adelantado está diseñado para 10 000 cadáveres, en el sitio conocido por Hicaco, de la carretera Siboney, y cuyo primer bloque dispondrá de 365 capacidades en los próximos meses.

Como pasa en el mundo, en el primer anillo de ese camposanto se crean condiciones para el enterramiento directo en tierra. El otro cementerio será edificado en el kilómetro diez de la carretera central que conduce a El Cobre, y debe conocerse que, cumplido el tiempo para la exhumación, pueden trasladarse los restos de familiares, desde Juan González a estas instalaciones.

Perdió Santiago de Cuba a José Loreto Horruitiner, a los 87 años de edad (Video)

Granma puntualizó que, en todos los casos, los cadáveres están siendo enterrados en ataúdes, y en breve intercambio con Roberto Alejandro Ibarra Ruiz, autor de la publicación en Facebook de imágenes que sugerían imprecisiones en la ubicación de su difunta abuela, quedó demostrado que hay claridad en el sitio de su enterramiento (hilera 4a, fosa 16) en el cementerio de Juan González.

Santiago 501, Cuba 8 399 nuevos casos de COVID-19 y 93 fallecidos

Santiago de Cuba, ciudad de 505 años. Visión artística del centro histórico en conservación y restauración..
Santiago de Cuba, centro histórico en conservación y restauración..

Adiós al Periodista Raúl López Alvarado a sus 71 años de edad, Decano en CMKC, Radio Revolución

(Eduardo Palomares Calderón)

Mienten sobre fosas comunes en Cuba: El despreciable espectáculo de los carroñeros (+ Video)

Después de incursionar en los frentes más impensados de la realidad nacional, ahora la más reciente campaña de descrédito contra Cuba –no la última, por supuesto– tiene como centro de atención el destino de nuestros difuntos: «Cubanos estarían siendo enterrados en fosas comunes», decía un reciente titular de prensa.

Con imágenes de otra geografía, algunas muy mal seleccionadas, por cierto, la campaña echó a andar en el municipio avileño de Morón, de allí «voló» hasta el oriente del país y, a juzgar por su velocidad de propagación, comparable con la de las cepas más letales, muy pronto pudiera estar también en Pinar del Río.

«En Guantánamo los están enterrando en los montes y solo podrán sacar los restos en diez años», escribía en redes una usuaria, a quien evidentemente el entusiasmo olímpico de estos días le ha hecho creer que puede superar la antológica mentira, propagada a inicios de la Revolución, de que nuestros niños estaban siendo enviados a la antigua Unión Soviética para ser convertidos en productos cárnicos enlatados.   

Casi año y medio después de haber sido detectados los primeros casos de contagio con el coronavirus en el país, la obsesión por desacreditar la gestión del Gobierno cubano en el manejo de la pandemia pareciera no tener límites: que si ocultamos los casos, que si los protocolos para el tratamiento no son los indicados, que si nuestras vacunas no resultan confiables, que si nuestro sistema de Salud no funciona, que si necesitamos un SOS Matanzas o un SOS Cuba, una intervención humanitaria o, mejor, una invasión militar.

El empleo de la pandemia como herramienta de presión y de guerra contra Cuba ha sido denunciado reiteradamente por el miembro del Buró Político del Partido y ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, quien, en conferencia de prensa celebrada el pasado 13 de julio, aseguraba que constituye «una verdadera desvergüenza que algunos voceros de Estados Unidos hayan dicho que el pueblo cubano –como si de pueblo se tratara– reclamaba vacunación y atención a los enfermos de la covid-19».

El Canciller todavía fue más enfático cuando proclamó ante los reporteros asistentes: «No hay en Cuba fosas comunes, como las que están en el estado de Nueva York, imágenes que ustedes han visto, aunque hablen poco de ellas; no ha habido muertos en las calles, como los hubo en Guayaquil, por cientos; no ha habido corrupción en relación con la vacunación, como la que implica al Presidente de Brasil…».

Cuando empezó la alharaca de las fosas comunes, un término demasiado espectacular como para despreciarlo en la narrativa que día a día usan los medios que adversan a la Revolución, el diario Invasor, de Ciego de Ávila, verificó que, al margen de los problemas existentes en los camposantos de las ciudades de Morón y de la capital provincial –necesitados de ampliación y de mejores condiciones de infraestructura, incluso antes de la pandemia–, hablar de fosas comunes y enterramientos ocultos en aquella provincia resultaba, cuando menos, engañoso.

Cuba no esconde ni disimula las secuelas de un pico pandémico que está cobrando diariamente la vida de decenas de compatriotas, algo que la Isla incluso logró evitar en otras etapas de la epidemia; tampoco que nos faltan medicamentos e insumos médicos, muchas veces como consecuencia del bloqueo recrudecido y de la persecución financiera que ya dura más de 60 años; al tiempo que se reconocen debilidades y problemas en los servicios funerarios.

Algunos de ellos –la falta de espacios en nuestros cementerios; la lentitud en las inversiones para la construcción de bóvedas, nichos y osarios, y la demora en la generalización de los sistemas de cremación– han sido ampliamente debatidos en la Comisión de Salud y Deportes de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y abordados en los diferentes medios públicos del país, incluido Granma.

Pero en este asunto no hay margen para equívocos: una cosa es el creciente número de fallecimientos que vienen ocurriendo en determinadas provincias, como resultado de la agresividad y la alta letalidad del virus; que muchas personas, por tradición familiar o creencia, opten por realizar la inhumación directamente en tierra y que persistan los problemas reconocidos en nuestros servicios fúnebres; y otra, muy distinta, es hablar de fosas comunes y enterramientos ocultos en Cuba, sin la debida identificación y el consentimiento de los familiares.

Ya esto último queda en los territorios de la ficción, del morbo y del ruido que producen ciertas aves carroñeras que, por lo visto, siempre estarán a la caza de «lo que caiga», con apetito insaciable.

Informaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.