Se proyecta crecimiento de un 4 % de la economía en 2022 (+Video)

Octavo Periodo de Sesiones Ia Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en su IX Legislatura.
Octavo Periodo de Sesiones Ia Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en su IX Legislatura.
Octavo Periodo de Sesiones Ia Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en su IX Legislatura.

El vice primer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, presentó el proyecto del Plan de la Economía para 2022.

En el primer trimestre de 2021, la economía cubana decreció un 13,4 % con respecto a igual periodo del año anterior, lo que tuvo como principal causa la persistencia de las afectaciones por la covid-19, en comparación con el primer trimestre de 2020, cuando se detectaron los primeros contagios en el país, detalló el vice primer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, al presentar el proyecto del Plan de la Economía para 2022.

Sin embargo, acotó, luego de siete trimestres consecutivos de contracción, la economía en 2021 no decrece, sino que rompe esa tendencia e inicia una fase de recuperación, lo que se evidencia en el estimado de un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el entorno del 2 %, al cierre del año, aun cuando no se cumple la meta planificada del 6 %.

Al analizar estos comportamientos, destacó que hay varios elementos para tener en cuenta, entre ellos, el impacto de la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo económico. Todo ello, unido al crecimiento de los precios de importación y de los fletes, y las afectaciones provocadas por las cadenas logísticas de transporte marítimo internacional, subrayó el Vice Primer Ministro.

Es preciso reconocer –indicó– el esfuerzo realizado este año para, en medio de tal escenario, no solo haber resistido, sino también haber avanzado en varias actividades, incorporando nuevas medidas para dinamizar la economía nacional. Destacan, en tal sentido, las disposiciones adoptadas para el fortalecimiento de la empresa estatal socialista, el perfeccionamiento de los actores económicos, el incremento de las producciones agropecuarias, el trabajo en los barrios, la atención a personas y comunidades en situación de vulnerabilidad, y la implementación del Plan nacional de desarrollo económico y social hasta 2030.

Entre las cuestiones negativas se encuentran las más de 500 empresas estatales con pérdidas y su vínculo con los precios excedidos; la dolarización parcial de la economía en las relaciones entre las empresas y de estas con el sector no estatal; además de las desviaciones del diseño de la Tarea Ordenamiento, fundamentalmente en lo referido a la inflación minorista, comentó el titular de Economía y Planificación. Sobre el tema de la dolarización, explicó que las formas de gestión no estatales no son un sector generador de divisas, algunos exportan, pero no la mayoría. No obstante, si los principales bienes se les venden en divisas, tienen que adquirir esa moneda, y lo están haciendo a través del mercado ilegal, con un tipo de cambio de 80 por 1, y ello se está expresando en los precios y servicios, remarcó.

Aseveró que es un fenómeno que tenemos que corregir, y que en ningún documento aprobado se ha dicho que el sector no estatal está diseñado para ser fuente de financiamiento en divisas del sector estatal.

RUTAS Y PRIORIDADES PARA 2022

Entre los objetivos priorizados del Plan de la Economía para 2022, Gil Fernández aseguró que se busca avanzar hacia un proceso de estabilización macroeconómica, en la recuperación del peso cubano; estabilizar el Sistema Eléctrico Nacional, transformar el sistema empresarial estatal y descentralizar las competencias en función de una mayor autonomía en los municipios para impulsar el desarrollo territorial.

Otra de las prioridades es atender a las personas, los hogares y las comunidades en situación de vulnerabilidad, pero no bajo una concepción asistencialista, sino de apoyarlos para que salgan de ese escenario, mediante el empleo, la capacitación, y ofreciendo más oportunidades, puntualizó. «Asimismo, urge continuar lo trazado para transformar el sistema empresarial estatal, estremecerlo, y que tengamos un 2022 donde se haga sentir su papel como sujeto principal de nuestro modelo, que sea el principal referente de bienes y servicios para el pueblo».

Como parte de esa proyección, de continuar la gradual recuperación económica y social del país, se estima para 2022 un crecimiento del PIB en el entorno del 4 %, a partir de la apertura de las principales actividades económicas, la recuperación del turismo y las ventajas que nos da el control de la pandemia, sostuvo.

Economía cubana inicia fase de recuperación en 2021 y enfrenta retos como el de la inflación

Octavo Periodo de Sesiones Ia Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en su IX Legislatura.
Octavo Periodo de Sesiones Ia Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en su IX Legislatura.

INCREMENTAR LA OFERTA Y LA PRODUCCIÓN, LA MEJOR RECETA CONTRA LA INFLACIÓN

Sobre la inflación –un tema de gran impacto no solo para Cuba, sino que afecta igual al resto del mundo– reconoció que inciden varios factores explosivos, como la ralentización o la paralización temporal de las principales actividades productivas, o la inyección de paquetes de estímulos de protección sin respaldo productivo.

Dijo que nuestro país ha puesto dinero en circulación sin respaldo productivo. «En Cuba, por ejemplo, se destinaron más de 2 000 millones de pesos para proteger a trabajadores interruptos temporalmente, ante el cierre de actividades».

Asimismo, está el incremento de los costos de importación, una generación de mayor demanda con menor oferta y el consabido impacto que ha dejado la pandemia en la economía internacional, afirmó. «Son problemas comunes, pero en el caso de Cuba se suma, además, un bloqueo económico recrudecido que busca siempre la oportunidad para asfixiarnos y acabar con la Revolución».

INCREMENTAR LA OFERTA Y LA PRODUCCIÓN, LA MEJOR RECETA CONTRA LA INFLACIÓN

Sobre la inflación –un tema de gran impacto no solo para Cuba, sino que afecta igual al resto del mundo– reconoció que inciden varios factores explosivos, como la ralentización o la paralización temporal de las principales actividades productivas, o la inyección de paquetes de estímulos de protección sin respaldo productivo.

Dijo que nuestro país ha puesto dinero en circulación sin respaldo productivo. «En Cuba, por ejemplo, se destinaron más de 2 000 millones de pesos para proteger a trabajadores interruptos temporalmente, ante el cierre de actividades».

Asimismo, está el incremento de los costos de importación, una generación de mayor demanda con menor oferta y el consabido impacto que ha dejado la pandemia en la economía internacional, afirmó. «Son problemas comunes, pero en el caso de Cuba se suma, además, un bloqueo económico recrudecido que busca siempre la oportunidad para asfixiarnos y acabar con la Revolución».

Señaló que el enfrentamiento a la covid-19 ha supuesto un incremento de los gastos en divisas para atender a la población, porque para la Revolución la salud de nuestra gente siempre será una prioridad. A ello se suma que el país ha tenido que enfrentar un incremento exorbitante de los precios de las importaciones y la disminución de los rendimientos agrícolas por limitaciones con los insumos.

Ninguna de esas causas –expresó– tiene que ver con la Tarea Ordenamiento ni con su implantación, como algunas personas han querido mostrar, echándole la culpa como principal causa de la inflación. «Todo lo anterior estuviera presente con o sin ordenamiento». Eso no significa, reconoció, que la Tarea no haya tenido errores en su diseño e implementación, que hemos buscado corregir desde el primer momento.

¿Cómo se infla la inflación? (+Videos)

Cuando se habla de inflación, dijo, hay que entender que es el crecimiento generalizado y sostenido de los precios en un periodo de tiempo. Sin embargo, en nuestro caso no sucede así, ya que hay un conjunto de precios que, desde el mes de enero hasta la fecha, no han sufrido transformaciones y que son básicos para la sociedad, entiéndase la tarifa eléctrica y del agua, el precio de los combustibles, de la canasta familiar normada, del gas, especificó. «Y en eso la inflación ha sido cero».

Entonces, ¿de qué tamaño es la inflación en Cuba?, comentó. Lo primero es desmontar la matriz de opinión de que es del 6 900 % (que implica que los precios crecen 70 veces), «una interpretación errada de un ejemplo que se puso en un momento para explicar cuál sería la devaluación del peso cubano si el sector estatal se encadenara con el no estatal a partir de algunos supuestos». En tal sentido, acotó que el diseño de la inflación en el país era del 60 %, y que, por ejemplo, en enero era del 44,1 %, y al cierre de octubre era del 69,5 %. Esto significa que, contra lo diseñado, la inflación está casi diez puntos por encima, y eso afecta directamente la capacidad de compra del salario y de las pensiones, precisó.

«¿Dónde se expresa más esa inflación? En los precios de oferta y demanda, en los precios del mercado estatal y no estatal, pero sobre todo porque existe mucha especulación y reventa, y eso hay que combatirlo».

El camino para frenar este problema, sostuvo, no es restituir la capacidad de compra del salario, pues nos conduciría a más inflación y se convertiría en el cuento de nunca acabar. Tampoco se pueden topar todos los precios de la economía –en especial los de oferta y demanda–, pues para hacerlo, alertó, debemos tener garantía de que se pueda cumplir y que después los productos no se pierdan de la tarima y, al final, se revendan a un precio mayor. «La medida más efectiva es incrementar la oferta».

Consideró, igualmente, como respuestas al fenómeno, ampliar las ofertas, pero produciendo más, apostando por los encadenamientos productivos con los diferentes actores, además de corregir las desviaciones en el pago de las utilidades del sistema empresarial, trabajar en el control del gasto público y reducir el déficit fiscal.

 En correspondencia con los objetivos de este Plan, el esfuerzo principal se debe concentrar en varias acciones, argumentó. Entre ellas –comunicó– se encuentra atender las transformaciones en la empresa estatal socialista, continuar el perfeccionamiento del comercio interior, cumplir el plan de circulación mercantil minorista estatal en pesos cubanos; controlar el impacto de las medidas para la atención priorizada a las personas, los hogares y las comunidades en situación de vulnerabilidad, asegurar la eficiencia del proceso inversionista y priorizar la producción nacional de alimentos.

Al concluir, el Vice Primer Ministro afirmó que el bloqueo económico es el principal obstáculo para nuestro desarrollo, pero aquí estamos, conscientes de los problemas por resolver, orgullosos de no solo resistir, sino también de avanzar en las transformaciones de la economía que nos sitúan en mejores condiciones para aprovechar el proceso de recuperación gradual, ya iniciado.

«Son retadores los objetivos trazados para la etapa, incluyendo el crecimiento del PIB para 2022, mas, con el trabajo conjunto y el aporte de todos los actores económicos y de nuestro heroico pueblo, demostraremos que Cuba no solo vive y resiste, sino que también avanza y vence».

Informaciones relacionadas
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.
  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.
  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.